Voz escrita de San Francisco y el Nordeste, Ed. 515
Domingo 13, de julio del 2014

Noticias |Deportes |Artículos |Lectura |Clasificados |Editorial |Ediciones Anteriores

HISTORIA DE LOS BARRIOS:
El sector Juan Alberto Espínola

- Mercedes Pérez

Miércoles 1.07.2009
El sector Juan Alberto Espínola “surgió” como otros por la invasión de terrenos privados, pero de forma cruel y violenta en octubre del año 1992. Está ubicado al Noroeste de esta ciudad de San Francisco de Macorís.

Dos son sus principales calles: La Roberto Duvergé y la Mario Baldera, ambas nacen frente a la avenida Libertad salida a Tenares: la primera frente al club Olímpia y la segunda a Electromuebles Tony, específicamente.

Este sector está dividido en tres etapas: La primera comienza entrando por la calle Mario Baldera, le cruza la calle 21 de Junio (este nombre porque en esa fecha cayó acribillado Juan Alberto Espínola mejor conocido como (Cangato), quien era un conocido profesor de Educación Física, luchaba por adquirir un solar. Fue la última vez que se presentó la Policía, las protestas por la muerte del deportista duraron alrededor de15 días. Cangato pertenecía al Movimiento Popular Dominicano (MPD).

Le siguen las calles: Mamá Tingó, Pedro Reyes, Eliseo Candelario, Gregorio Urbano, La Trinitaria, Ignacia Javier, Eduardo Brito, José Contreras, Juana Saltitopa, Arnulfo Romero, Sebastian Lemba, Juan de Dios Ventura, Víctor Domínguez, Milton Diloné, Francisco Alberto Caamaño, Hermanas Mirabal, Pedro Saldaña, y Víctor Domínguez.

Todas cruzan paralelas horizontal a la Roberto Duvergé y la Mario Baldera terminando en la carretera que va a la comunidad Madeja. Algunas de estas calles son cortas de apenas una esquina de longitud. Fueron señalizadas por el Ayuntamiento Municipal en la presente gestión 2006-2010. Esta primera etapa comienza en la calle Mario Baldera, que se desvía hacia la izquierda frente al parque adentrándose hasta llegar a la zanja, a partir de ahí le cruza la calle B, donde empieza la segunda etapa.

La superficie del terreno se muestra en ondonadas, (sube y baja); al momento de la invasión estaba totalmente cubierto de malezas y yerbas altas, sobresalían por su altura las matas de mangos, de palma; también habían naranjas, cajuiles, guayabas, entre otros árboles como el Jazmín de flores blancas y perfumadas. Abundaban los macos toros, que de tan grande acostados parecían gente.

Sus moradores la gran mayoría proceden básicamente de los campos como: Atavalero, La Joya, Las Pajas, El Guineal, y de otros sectores de la ciudad. Viven del trabajo que realizan como empleados en supermercados, tiendas, clínicas, casas de familias, y como constructores, entre otras labores.

Historia
Este sector cumplió 17 años de fundado, el 21 de junio de 1992, fecha en la que murió a tiros Juan Alberto Espínola (Cangato), nombre con el cual fue designado.

La lucha por lograr los terrenos duró casi dos años, donde eran constantes los enfrentamientos entre jóvenes y adultos de conducta cuestionada y la Policía, ya que esos terrenos eran propiedad de la familia Roig (que tenían 3 tareas), y la Fernández Camilo. También la familia Abad Cordero decían ser los verdaderos dueños. Luego se confirmó que la familia Roig no eran los dueños, porque no tenían documentos, lo que aprovecharon los invasores para apropiarse de los terrenos.

Las apropiaciones ilícitas las encabezó la Asociación de Campesinos sin Tierra “Mario Baldera”, de ahí el nombre de su principal calle. Este señor, era agricultor campesino, murió durante los 12 años de Balaguer.

Quienes se daban a la tarea de invadir para vender por solares, plantaban una bandera colorá del partido de gobierno, en ese entonces el oficialista Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) del doctor Balaguer.

El solar que ya había sido vendido, si el dueño no construía rápido, los invasores los vendían a otro, a cualquiera que apareciera, por lo que muchas casas eran traídas ya construídas y “plantadas’ allí. Eran casas pequeñas, hechas de tablas de madera y cobijadas de zinc.

Quienes invadieron: Entre los invasores estaban Percio Mena alias (Tatico), Carmelo, Manito, William, Máximo, Goliá, Colita, entre otros y...otras. Vendían solares desde mil, cinco mil, y hasta 10 mil pesos.

Una versión dice que Tatico y Carmelo eran los más terribles, el primero mató a puñaladas a Colita, en disputa por un solar. “Mire uted’, aquí cuando llegaba la Policía, salía tu’ ei mundo juyendo, saitábamo la yeiba aita, y a vece no llevábamo ja’ta lo jalambre entre la pata, eso era tiro y tiro”, dice una de las fundadoras del sector.

Los invasores enamoraban las mujeres, tenían relaciones sexuales con ellas a cambio de un solar, pero una vez logrado esto, le decían: ¡no hay solar!

Cuando ya no tenían más solares que vender, se presentaban armados de colines y machetes: “ese solar hay que partirlo”, el dueño no tenía otra cosa que obedecer al invasor, quien vendía a otro la mitad del solar. Inmediatamente compraba una botella de Mac-Albert con el dinero de la venta.

Algunos de esos invasores tuvieron un trágico fin. Por ejemplo: Tatico murió en la boca de un tiburón cuando intentaba llegar a Puerto Rico por yola, solo encontraron un pedazo de su cuerpo (parte del tronco) el cual fue sepultado en esta ciudad. También se ahogó su prima la cual era también mujer de él, y un hermano. Mientras que Carmelo murió acribillado a balazos, por desconocidos que vinieron del paraje El Aguacate de Arenoso. William, murió quemado en la cárcel La Victoria, donde estaba preso por robos, y Máximo murió a tiros cuando robaba en un negocio en Santiago.

Se sintió un alivio y el barrio comenzó a estar tranquilo. Un señor de nombre Fao, inició la organización del sector. Se fundó la Junta de Vecinos Juan Alberto Espínola que hoy integran el licenciado Domingo Méndez Rosario, presidente; Héctor Ureña Cáceres y Francisco Miguel Herrera, entre otros.

Vista del parque Francisco Alberto Camaño, del sector Espinola. Foto Joseph Suriel.

Vista del parque Francisco Alberto Camaño, del sector Espinola. Foto Joseph Suriel.

Avances del sector Espínola Hermoso parque con vista panorámica de la Loma Quita Espuela
Con el paso de los años, el sector Espínola ha experimentado algunos avances como son la construcción del parque de recreación, desde aquí se aprecia majestuosa la Loma Quita Espuela, el cual el jueves 25 de este mes de junio, el síndico Félix Rodríguez y los regidoresde la Sala Capitular lo designaron con el nombre de Francisco Alberto Caamaño. Allí se develó una tarja en nombre de Caamaño. Se realizó este día, en recordación al levantamiento constitucionalista. Estuvieron presentes además, Claudio Caamaño, presidente de la Fundación Caamaño, y miembros de la prensa radial y televisiva.

También está el Centro Comunal periodista Mateo Jonás Castillo, quien reportaba las noticias de los incidentes que ocurrían en el sector. Aquí se imparten ursos técnicos patrocinados por la Universidad Católica Nordestana, y otras actividades sociales. Funciona además, un distrito cooperativo de la Cooperativa Vega Real, teléfonos de la compañía Tricom, la Farmacia Espínola y uno que otro pequeño negocio de tienda, colmado, salón de belleza, cafetería, talleres de herrería, compraventa.

La Escuela Básica San Francisco, de dos niveles, ubicada en la calle Ignacia Javier esquina Pentración colindante con el barrio Camilo; de noche funciona el liceo Ana Antonia Cruz, que pertenecía a la sección Mirabel; fue traído a este sector, porque tenía una matrícula muy baja. Ahí mismo está el play Juan Arias. Algunas casas lucen modernas como las de la calle Roberto Duvergé, en comparación con algunas de la calle Mario Baldera, que aún están sin terminar, o igual como la trajeron durante la ocupación de los terrenos.

Necesidades del sector:
Entre las necesidades más urgentes del sector Juan Alberto Espínola está el suministro de agua potable, que desde que se instalaron Agua Delirium y Agua Randy, escasea.Ambas plantas procesadoras de agua están ubicada en la carretera Madeja conlindante con el sector, se adueñaron de la toma principal.

La energía eléctrica se va por muchas horas. Aquí funciona el PRA que es un plan de pago de 200 y 300 pesos la factura. También se necesita la terminación del asfaltado de las calles, las cuales tienen hechos los contenes y calzadas; limpieza de las dos cañadas, la construcción de una iglesia, pues ya resulta pequeña la capilla San Juan Bautista, ubicada en la calle Gregorio Urbano, entre otras necesidades.

Fundadores del sector:
En la actualidad este sector tiene unos cinco mil habitantes en su primera etapa. Entre sus fundadores están: Celeste Gil, Francisco Arroyo, Flérida Ulloa (primera que se mudó aquí), José (el calvo), Gabriel, Modesta, Aurelia Minaya, Wilfrido, Marino Frías, y otros, quienes aún viven aquí felices y contentos.