Unida y combativa la ADP arriba a 47 años

La ADP arriba a su 47 aniversario.

Un trayecto respetable de tiempo matizado por intensas jornadas de luchas reivindicativas; de evidentes e innegables logros, pero conserva suficiente vigor para completar su pliego de demandas pendientes.

Nació el 13 de abril de 1970 con gran energía expansiva, pero escasa experiencia en el terreno sindical clasista. En poco tiempo estableció seccionales en casi todo el país.

Su amplia base social permitió a los dirigentes de la ADP articular con otras organizaciones sus reclamos de aumento de salarios, mejores condiciones de trabajo y muchos otros que enarbola por etapas.

La fortaleza con que nació y se expandió, permitió que como gremio la ADP sobreviviera a los gobiernos del doctor Joaquín Balaguer y que en los del PRD y PLD haya alcanzado sustanciales conquistas, como incrementos salariales, seguro médico y viviendas.

Igual suerte no tuvieron los agrónomos agrupados en la Asociación Nacional de Profesionales Agrícolas (ANPA), Asociación Dominicana de Ingenieros Agrónomos (ADIA) ni el Sindicato de Trabajadores de la Corporación Dominicana de Electricidad (SITRACODE) que extinguió Balaguer, ni la entonces Asociación Médica Dominicana (AMD).

Es memorable la ocupación del despacho del entonces secretario de Educación Pedro Pichardo  por parte de profesores quienes durante 04 días estuvieron sin comer ni ni beber; fueron humillados y sacados a la fuerza.

También la huelga de 03 meses que mantuvieron la ADP, la ANPA y la AMD en demanda de sus respectivas reivindicaciones.

Hoy, a sus 47 años, la ADP es una organización con sólida unidad de propósitos en la exigencia de que el Ministerio de Educación cumpla acuerdos o promesas pendientes.

Lamentamos que los gremios profesionales del sector agropecuario, la ANPA y la ADIA, esten inactivas, languidecientes, situación que reduce las expectativas de desarrollo de sus miembros, en el entendido de que Desarrollo es bienestar con dignidad.

Un mérito indiscutible y admirable de la ADP es el ejemplo de unidad que ha dado pese a que sus integrantes pertenecen a diversas corrientes que, a la vez, son apéndices de  partidos y organizaciones políticas de izquierda.

Sin embargo adulta como está, cercana al medio siglo, la ADP ya tiene la madurez para innovar hasta sustituir la principal herramienta que ha usado en su trayectoria sindical: la huelga.

Ya lo que le falta a la ADP por conseguir como gremio para sus asociados se resuelve con medidas administrativas del ministerio de Educación, por lo que no se justifica que acuda al recurso político de paralizar  la labor de enseñanza.

Paralizar las clases en los centros docentes es negarle el pan de la enseñanza e impedir que cientos de miles de niños, adolescentes y jóvenes de escasos recursos disfruten el pan físico, del desayuno y almuerzo escolar.

EL JAYA felicita a la ADP en su 47 aniversario, aplaude sus logros reivindicativos y  desea que su adultez influya en la generación de la anhelada atmósfera de paz en los recintos escolares para cosechar cerebros de mayor rendimiento académico y cuerpos más robustos y saludables.

+ Leídas