Movimimento Verde debe promover pacto que apadrinen organismos internacionales

Una expresión popular advierte que "si tú quieres conocer el valor del dinero, dilapida lo que tiene y coge prestado".

Si en el ámbito político "quieres conocer el valor de la libertad, hazte indiferente a los factores que la amenazan".

En el primer caso los dominicanos tenemos el ejemplo de Puerto Rico.

En el segundo tenemos como espejo el drama que viven los venezolanos.

Puerto Rico está hipotecado y con una deuda que excede su capacidad de pago a corto y mediano plazo. Ahora sobrevive en crisis y hace economía de la escasez.

Venezuela atraviesa por una aguda crisis política que se refleja en la emergencia humanitaria de falta de medicina y de alimentos; el caos social y la represión gubernamental empujan el éxodo masivo de sus ciudadanos a otros países.

Está el gobierno dominicano administrando bien al país en términos político y económico?.

Veremos.  En los últimos años el gobierno de Danilo Medina se ha entusiasmado en formular presupuestos anuales deficitarios.  Luego acude a "su congreso" para que le apruebe Bonos Soberanos por cientos y miles de millones de pesos.

Esos Bonos pasan a convertirse en componentes muy dinámicos de la Deuda Externa que ya ronda el 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Hay que recordarle a los actuales gobernantes que la primera intervención militar de Estados Unidos al país tuvo como objetivo general cobrar la deuda que tenía el Estado Dominicano con empresas norteamericanas.

En los actuales momentos, en República Dominicana se percibe una latente crisis política que tiene como elementos activadores la enorme concentración de poder en manos del partido gobernante lo que, al propio tiempo, relaja e irrespeta la institucionalidad del país.

Consecuencia de esta situación es la impunidad que encubre y protege a los autores y a los cómplices de escandalosos actos de corrupción.

-2-

Como reacción al desenfreno con que se mueven en la escena los actores que endeudan al país y lo disfrutan de manera abierta a sabiendas de que nada les pasará, surge el Movimiento Verde que realiza caminatas por ciudades y regiones, en reclamo de que el gobierno ponga fin a la impunidad y se castigue a los corruptos.

Es posible que el gobierno se esté cansando de las movilizaciones, le moleste y no soporte el crecimiento de la audiencia que se une al clamor de que el Presidente Medina asuma el liderazgo para detener la manera descarada con que actúan los jorocones beneficiarios del poder político.

Una muestra del posible cansancio del gobierno de las marchas verdes, es la advertencia del Ministro de Interior, Carlos Amarante Baret, de que el movimiento tiene propósitos de desestablizar al gobierno; que él y sus funcionarios están al tanto de lo que planean y se comunican por las redes sociales sus coordinadores y promotores.

-3-

EL JAYA ha dado y dará coberturas a las actividades del Movimiento Verde, porque las banderas que levantan contra la corrupción y la impunidad son los mismos temas de los que en múltiples ocasiones hemos escrito como propuestas editoriales en las cuales reclamamos y demandamos cero impunidad para que se penalice a los corruptos.

Sin embargo, creemos que los coordinadores, voceros y promotores del Movimiento Verde, actúan con ingenuidad en cuanto a que proclaman que estas marchas y movilizaciones de masas son espontáneas y no tienen fines políticos.

Aceptemos que no busca convertirse en partido político de inmediato, pero algo tienen que proponer y conseguir antes de que el peregrinaje agote los territorios disponibles para marchas o se cansen sus seguidores.

EL JAYA, a la luz de esa realidad, propone al Movimiento Verde, promover un acuerdo, un pacto entre el Presidente Danilo Medina y las organizaciones representativas de la sociedad civil tendente a frenar y a castigar la corrupción y a erradicar la impunidad que se intenta imponer como cultura política desde la cúpula del Estado.

Ese pacto o acuerdo deben apadrinarlo y monitorearlo organismos internacionales con representantes en el país y actúen como garantes que obliguen a su cumplimiento.

+ Leídas