Ley de Partidos Políticos y el caso de la Odebrecht

Toda gran caminata comienza con un primer paso.

Es, por ejemplo, la marcha verde que recorre el país con su consigna contra la corrupción y la impunidad.

En el desarrollo del programa de movilización del movimiento verde se comienzan a conocer algunos actores de las nocivas prácticas de impunidad y corrupción que tienen herida de muerte a República Dominicana.

No están todos los que son, pero es un primer paso en la ruta de alcanzar el objetivo de frenar la corrupción y desalentar a quienes apadrinan la impunidad.

La población observa cómo la política tiene y protege la corrupción como una de sus fuentes de financiamiento. Esto explica porqué los diputados y senadores no han aprobado la ley de partidos que lleva más de 15 años en el Congreso Nacional.

Como la ley de partidos que está pendiente de aprobación manda a que se identifiquen los donantes, empresas y personas particulares que hagan aportes económicos a la campaña de un partido o a algún candidato, ese proyecto ha envejecido en el congreso.

Si esa ley estuviera vigente, con estricta supervisión para garantizar su cumplimiento,  seguro que se hubiesen evitado los sobornos de la multinacional Odebrecht.

Esa ley, sin dudas, ayudará a vigilar la actividad política y contribuirá a adecentala.

Todo quien aporta a la campaña de un partido o de un candidato con posibilidades de triunfo cobra lo que invirtió en la contienda.

Hace mucho que en República Dominicana la política dejó de ser una actividad de servicio; pues quienes la ejercen la conciben como una empresa rentable, de excelentes beneficios.

Una empresa como Odebrecht que se especializa en negociar sobornos con funcionarios y dirigentes políticos, sus jugosas ofertas no hallaron resistencia en los burócratas dominicanos.

Con su práctica corrupta esa empresa cuando participa en concursos de obras, si no gana, las arrebata a base de millones de pesos que luego recupera sobrevaluándolas.

Los sobornos de Odebrecht y el proceso judicial que se desarrolla contra Angel Rondón, Temístocles Montás, Tommy Galán, Julio César Valentín, Andrés Bautista, Máximo De Oleo, Alfredo Pacheco, Roberto Rodríguez, Radhamés Segura, Conrad Pitaluga, César Sánchez, Víctor Díaz Rúa, Ruddy González y Bernardo Castellanos, sienta un precedente que deben asimilar políticos y funcionarios que valoren su trayectoria y respeten a su familia.

Recientes

+ Leídas