En espera de las inversiones del estado y mayores compromisos de los congresistas

Están muy vivas y cada día crecen las esperanzas de que el 2018 será un año bueno para San Francisco de Macorís en cuanto a inversiones del gobierno se refiere.

La gente del pueblo, el ciudadano común confía en que el gobierno comenzará pronto la construcción del hospital regional, la avenida circunvalación y un proyecto de viviendas para familias de medianos ingresos.

San Francisco de Macorís tiene otras necesidades, entre estas un nuevo mercado público, las cuales el Presidente Danilo Medina no sólo ha prometido resolverlas, sino que ha ofrecido explicaciones de por qué no se han comenzado.

El gobernador señor Juan Antigua Javier, hombre cercano y que goza de la confianza del Presidente Medina, en declaraciones a este rotativo, aseguró que el entrante 2018 será un año muy bueno en materia de obras para la comunidad francomacorisana.

Congresistas de la provincia, organizaciones políticas y comunitarias están a la expectativa de que esas obras comenzando por el hospital regional, sean iniciadas por el gobierno en el primer semestre del 2018.

Las carreteras que unen a San Francisco de Macorís con Nagua y la turística San Francisco-Río San Juan, son obras que también están pendientes en la agenda del gobierno llamadas a impulsar el desarrollo de la Región Nordeste.

Hace falta, sin embargo, activar o crear nueva vez el Bloque de Congresistas de la región nordestana. Como órgano integrado por autoridades políticas electas con funciones legislativas, ese bloque cumpliría el rol estelar de coordinar, promover y conseguir las obras fundamentales de cada provincia en particular y del nordeste en general.

Es innegable que poco a poco el país ha conseguido instrumentos legales que contemplan y pautan las necesarias acciones para un desarrollo más acelerado y equitativo. Son por ejemplo la Estrategia Nacional de Desarrollo y los Consejos Municipales de Desarrollo, pero ha faltado una voluntad política que se empodere para que cumplan su rol.

Lamentable es que los políticos creen que el país se reduce a Santo Domingo, la capital. Por eso las obras más costosas se construyen en su territorio en perjuicio de las ciudades del interior.

Si los legisladores nordestanos revisaran y se comprometieran a encaminar acciones de desarrollo por sus respectivas comunidades tal como prevén las normas legales, serían menores los grados de desigualdades existentes.

EL JAYA, Voz escrita de San Francisco de Macorís y del Nordeste, aboga y reclamará de los congresistas mayores compromisos con acciones más productivas y tangibles a favor de sus respectivas comunidades.

+ Leídas