Hagamosla pasar del circulo vicioso al circulo virtuoso deseado

A dos años de las elecciones generales, las organizaciones políticas comienzan a activarse de cara a ese evento que consagra la democracia.

En ese sentido estimamos importante que los medios de comunicación escritos y electrónicos planteen e impulsen la superación del quehacer político dominicano de demagogia, asistencialismo y otras carencias que desacreditan este sistema político.

La superación de esta cultura política significa que se trabaje en edificar una democracia de calidad, eliminando las fallas y reforzando sus fortalezas.

Para que la sociedad disfrute de una democracia de calidad, las autoridades y dirigentes del partido en el poder, tienen que planificar acciones que propicien el desarrollo y bienestar social con dignidad.

En la construcción de esa nueva cultura democrática que necesita el país tienen que participar de forma preponderante las nuevas generaciones sociales ocupando cargos tanto en la dirigencia de las organizaciones políticas como en funciones de estado.

Si la calidad de la democracia se mide en base a las condiciones de vida de la población, entonces la dominicana que tiene más de 50 años, es evidente que fracasó. Ese fracaso se refleja en la pobreza y marginalidad en que subsisten más del 80 por ciento de los habitantes de este país.

Esta situación es resultado y se resume en la mutual que es una peste: la impunidad y corrupción desde funciones del estado antes y durante los gobiernos del presidente Danilo Medina.

Superar las prácticas corruptas y la eliminación de la impunidad, auspiciará el nacimiento de una democracia de calidad y una nueva cultura política.

Entonces se tendrá transparencia en la administración de los recursos del estado, respeto a la ley de carrera civil y administrativa, habrá ley de partidos políticos, código de ética para los cargos públicos, reforma del sistema electoral, gobiernos abiertos y participativos y, sobre todo, un sistema judicial independiente.

Como garantes de la democracia, son los partidos políticos las instituciones que primero tienen que dar el ejemplo de transparencia en lo que se refiere al financiamiento de sus actividades.

En consecuencia, los legisladores que son los representantes de esas entidades, deben conocer y aprobar ya, sin más pérdida de tiempo, la ley de partidos políticos la cual crea el marco jurídico e institucionaliza a esas organizaciones que justifican, dan vida y se ejercitan en la democracia.

Como sistema político, la democracia tiene sus reglas y normas que todos debemos estudiar y conocer para cuidarla.

Superar la cultura política actual es un sólido aporte al propósito de que la democracia dominicana deje de apadrinar al círculo vicioso de corrupción e impunidad con todo lo que arrastran, para que se convierta en el sistema político virtuoso que persiga y castigue el peculado.

+ Leídas