Luz que ilumina el camino de la reelección del Presidente Medina
Luz que ilumina el camino de la reelección del Presidente Medina

La ley 33-18, recién aprobada en el congreso y promulgada por el ejecutivo, es la norma legal más reclamada, negociada y controversial de la etapa postrujillo.

Es la Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, la cual durante 18 años anduvo en el congreso marcando el tránsito de la política como actividad de servicio a la categoría actual de actividad empresarial.

La aprobación de la pieza puso a prueba la integridad de organizaciones políticas que por momentos tenían unas posturas que variaron a la hora de aprobarla.

Esta norma fue reclamada por años, negociada con intensidad y es controversial por lo que contiene y a quien favorece, por lo que le faltó y a quien no beneficia.

Sectores sociales la aceptan y la justifican expresando que antes no existía ninguna y si es cierto que no es la ideal, es la ley posible que alcanzaron las fuerzas políticas en mayoría en las cámaras legislativas.

Otros estiman que la legislación 33-18 es una ley con luces y sombras. Las luces, es obvio, de inmediato iluminan el camino del equipo gobernante que prepara las condiciones para la reelección del Presidente Danilo Medina. Funcionarios del gobierno afirman que el presidente está trabajando, no en campaña política.

Sin embargo, quienes conocen la astucia y las habilidades del Presidente Medina, entienden que en cada visita sorpresa que realiza a una comunidad rural aumenta de forma exponencial su capital político.

Ambicioso y discreto como es, el Presidente Medina no dará más señales acerca de sus aspiraciones reeleccionistas, hasta que él mismo prepare las condiciones para justificar sus intenciones.

Existen antecedentes para deducir que Medina optará por un tercer mandato consecutivo. Citamos el caso del Presidente Evo Morales en Bolivia que aunque en un plebiscito la población se opuso a que se reelija para gobernar hasta el año 2025, el Tribunal Constitucional determinó que tiene derecho “a buscar la reelección como presidente sin límites”.

Otro caso lo personifica el mismo Medina quien en la campaña de 2012 criticó la ambición reeleccionista de los presidentes, afirmó que el continuismo dañaba la democracia y popularizó la frase del tiburón podrido. Para los comicios de 2016 aunque estaba impedido por la constitución postularse al período sucesivo, modificó la carta magna para reelegirse y retuvo el cargo.

La actual constitución que él modificó tiene un párrafo transitorio que le prohibe repostularse. Entonces si es un solo párrafo y es transitorio, para el período 2020-2024, quién va a dudar que el licenciado Medina se postulará para un nuevo mandato presidencial.

+ Leídas