Padre Felix García, Monseñor Jesús Ma. de Jesús M, Padre Oscar Peña
Creen proceso de limpieza fortalece Iglesia Católica

En opinión del Obispo Emérito Monseñor Jesús María De Jesús Moya y los sacerdotes Félix Rosario y Oscar Peña, la Iglesia Católica vive un proceso de limpieza y profilaxis para su purificación y crecimiento.

Califican como ‘valiente y positiva’ la forma como el Papa Francisco enfrenta la presente situación de escándalos por abusos sexuales contra menores de edad y casos criminales.

Por ejemplo, el Vaticano acaba de expulsar a dos obispos chilenos, tiene investigaciones abiertas en diferentes partes del mundo y en República Dominicana hay varios casos en la justicia por abusos sexuales a menores y asesinatos cometidos por sacerdotes.

EL JAYA buscó la opinión de De Moya, Rosario y Peña a propósito de las frecuentes noticias de República Dominicana y diferentes partes del mundo en casos en que se involucran sacerdotes y jerarcas de la Iglesia Católica.

Afirman que la Iglesia debe mantener el celibato y consideran que a lo largo de su historia de más de 2000 años esta institución ha enfrentado muchas situaciones de las cuales ha salido fortalecida y aunque está formada por personas con defectos y virtudes, es divina y eterna.

Coincidieron en afirmar que lo que ocurre en la iglesia Católica es reflejo de la crianza familiar y de la sociedad en general de la cual provienen los componentes de esta institución, sean estos personas de íntegras formación, como los que fallan y cometen graves errores.

Monseñor Moya expresa que tuvo fama de ser puntual y exigente en los centros educativos donde impartía docencia como en el seminario San Pío X para crearle disciplina y sentido de responsabilidad a los alumnos.

“La Iglesia ha vivido en crisis desde Cristo. No olvidemos que de los 12 apóstoles, Pedro lo negó tres veces y Judas lo vendió; Martín Lutero organizó la Reforma Protestante, pero con Lutero solo se fueron los que estaban flojos en la fe y esto benefició a la iglesia que sigue adelante.

Es decir que las crisis se superan y han fortalecido la institución”.

Expresó que en la iglesia siempre surgen congregaciones, grupos o movimientos que recuperan feligreses o conquistan a otros como la hermandad de Emaus, Neocatecomunal y los que formó el padre Emiliano Tardif.

Es partidario de que se mantenga el celibato porque muchos hombres aún estando casados cometen adulterio, que es pecado también. Recordó que hasta el siglo cuarto de la iglesia, el papa, los obispos y sacerdotes se casaban y procreaban familia.

Dijo que el celibato es una ofrenda a Cristo, fundador de la iglesia, que no era casado y se aprobó que quienes fueran a representarlo a continuar su labor, como ofrenda se conservaran soltero para que estuvieran dispuesto a trasladarse al lugar donde la iglesia lo necesite, explicó Monseñor Moya.

El padre Félix, de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, situada en la urbanización Andújar, expresó que la Iglesia tiene sus leyes, normas y reglas las cuales aplica a sus miembros o servidores que la violan.

“Desde que el aspirante a sacerdote entra al seminario a estudiar se le informa de la vida que de debe llevar un cura, por tanto nadie puede alegar ignorancia. Así es que el sacerdote, obispo o cardenal que cometa un hecho que escandaliza el responsable es él como individuo no la iglesia como institución”.

“Si yo como sacerdote me acuesto con una mujer estoy pecando, pero si tú te acuesta con otra que no es la tuya, también está pecando; es decir que los dos somos pecadores. No porque se le permita casar el sacerdote como hombre dejaría de pecar en ese sentido”.
Agregó que “no es que la iglesia encubra ningún caso.

Si no se tiene prueba, no se puede denunciar a nadie para que caiga preso o hacerle daño.

Si la querella la hacen en la fiscalía y la justicia investiga la iglesia no obstruye, le facilita la investigación”.

Opina que los enemigos siempre hacen campañas para atacar y desacreditar a la iglesia Católica, ahora más con las facilidades de las redes sociales.

“Esos ruidos y escándalos ayudan a que otros curas que les gusta pasar la mano eviten hacerlo, pero eso ha pasado y seguirá pasando porque la iglesia está formada por hombres”.
“Cuando los barcos navegan se le adhieren caracoles que al cabo de un tiempo la carga de caracoles pesa tanto como la que transporta de gente y mercancías. Entonces lo llevan a los astilleros para retirarle los caracoles y vaya más liviano.

Eso pasa con la iglesia Católica: tiene que desprenderse de lo que le sobra y le hace daño”, sostuvo el padre Félix.
Para el padre Oscar Peña, párroco de la Sagrada Familia del sector 27 de Febrero o Alto de la Javiela, lo que ocurre en la actualidad en la iglesia Católica está en el contexto de lo que está pasando en todas las demás instituciones.

Familias en descomposición, pérdida de valores morales y relajamiento de la autoridad.
Sin embargo llamó a la comunidad a tener fé en la iglesia Católica porque está trabajando con la juventud para que sean hombres y mujeres de bien para un mejor país.

+ Leídas