Andy Castillo
Un grito de atención

Cada día al revisar las páginas de los principales medios de comunicación sorprende el gran despliegue de hechos relacionados con los adolescentes; donde estos son violentados, abusados, utilizados, abandonados...lo cual llama significativamente la atención.

Es muy cuestionable el desenlace que muchos de estos casos ha tenido, sobre todo la manera tan cruel en que han sido presentados ante sociedad. Estos acontecimientos llevan a una urgente reflexión en dónde se analicen cuestiones cómo: ¿Qué está sucediendo con los adolescentes? ¿Qué rol están desempeñando los padres y/o tutores? ¿Cómo y por quiénes están siendo orientados? ¿O es que acaso se ha perdido en control de estos?... Muchas otras inquietudes se podrían plantear a fin de obtener algún dato que haga asimilable estos sucesos tan lamentables.

La adolescencia es una de las etapas más difíciles por la que pasa un ser humano, pues se encuentra con un pie en la niñez y el otro en la juventud; en momentos se les exige actúen como adultos, que asuman responsabilidades; en otros, que sean niños y cumplan tareas infantiles. Todo depende de lo que se requiera de estos. Esa inestabilidad a su alrededor les llena de una gran incertidumbre, inseguridad y falta de identidad, pues no entienden que se espera de ellos. Esto trae como consecuencia una ola de sentimientos encontrados que el adolescente no sabe cómo manejar.

Esta etapa de la vida como otras, necesita ser vivida a plenitud con todo lo que incluya. Debe ser una etapa de expectativas, de empezar a diseñar su proyecto de vida, identificar sus intereses, asimilar los cambios que van experimentado con las orientaciones pertinentes y lo más importante ser aceptados y valorados como seres humanos.

Los padres juegan el papel protagónico en esta gran obra, sin su acompañamiento, seguimiento y orientación los chicos no pueden digerir el cúmulo de eventos que se les van presentando. No permitan que sus chicos pierdan el norte, sean la brújula que les guie en cada acción que emprendan, acérquense a ellos con una actitud empática y denles apertura a sus ideas. Dedicar tiempo de calidad es el mejor regalo que le pueden ofrecer. No pongan el futuro de sus hijos en manos de cualquiera, sean sus padres, cumplan su rol, no infundan temor en ellos sino confianza y respeto.

Recuerden que en la calle van a encontrar de todo, pero es tarea de la familia enseñarles a discernir y discriminar entre lo correcto y lo que no lo es, pues es obvio que no pueden acompañarles siempre, pero si formarles en valores, conocer con quienes comparten y de dónde proceden sus pares, permitirles que escuchen su música favorita en casa donde puedan monitorearlos, si se lo prohíben lo harán a escondidas y no en buena compañía, no le oculten las verdades, explíquenselas; no juzguen su proceder, guíenles. Y lo más importante ámenlos con sus aciertos y sus intentos. Recuerden que el futuro la sociedad va a depender de cómo se eduque al adolescente hoy.

La autora es Licenciada en Educación Mención Filosofía y Letras y Facilitadora de la Formación Profesional. En la actualidad cursa sus estudios del cuarto nivel en Lingüística Aplicada a la Enseñanza del Español; Además, es estudiante de Psicología Escolar. Se desempeña como docente de secundaria del Ministerio de Educación de la República Dominicana.

En proyecto terminado Quedan dos Apartamentos En Urbanización  Mirador del Jaya en Precio Especial 2.8 Millones Caoba, porcelanato y  titulo en mano. Llama ya!

+ Leídas

RESIDENCIAL SMA, urbanización Mirador del Jaya, san francisco de macoris