El delito de escribir y hablar

Dr. Willians de Jesús SalvadorAl ilustre escritor Andrés L. Mateo- Premio Nacional de Literatura 2004.-

Al periodista Juan Taveras Hernández (Juan T.H.) y al comunicador Marcos Martínez
In memoriam  a Orlando Martínez, Narciso González-Narcisazo, Gregorio García Castro

“El estado es un universo en el que coexisten dentro de sus entrañas funcionarios civilistas ejemplares que dignifican el oficio de la política, y  también cobras amaestradas para realizar las tareas propias de la sombra del poder.”WJS

Era la primavera de 1988 en Casteldefels, Provincia de Barcelona, que se inscribe en la comarca de Llobregat, y es una ciudad veraniega, en un pequeño bar localizado en el corazón de la ciudad, se había convidado un conversatorio con el periodista, reportero de guerra y escritor, Manuel Leguineche, asistí invitado por el contertulio Juan Vizcaino Santé, forman parte  el escritor Manuel Azcarate autor de la Crisis del Eurocomunismo  y otros connotados intelectuales.

El orador invitado era Don Manuel Leguineche, quien inició su intervención diciendo- parece que el invierno no se ha enterado que se acabaron sus días, hace un frio glacial.- Levantó una copa grande de coñac, y expresó de manera genial, “Rompamos el hielo”.-

Efectivamente se rompió el hielo y se analizaron los regímenes que para la postrimería de esa década todavía el hablar o escribir de la impudicia de ciertos gobiernos, gobernantes y funcionarios, “era un crimen lesa patria”que se pagaba con la vida del periodista o comunicador, cada quien ilustró las salvajadas de sus países, los Chilenos de las atrocidades de AugustoPinochet, recordaron a los periodistas, Diana Arón Svigiliski, Carlos Bascuñán Mourgues-Dewet, Carlos Berger Guralnik y Charles Edmund Horman Lazar. Graduado de la Universidad de Harvard, periodista y guionista. Detenido el 17 de septiembre de 1973. Ejecutado el 18 de septiembre de 1975, en el Estadio Nacional, de una larga lista de más de 25 periodistas muertos. 

Los Argentinos de la dictadura de Videla, yo, remembré la muerte de los periodistas dominicanos Gregorio García Castro y Orlando Martínez.

El orador principal preguntó, esto fue en los 12 años del Dr. Joaquín Balaguer, y donde esta ese ilustre escritor y político, que es capaz de proscribir a los que escriben en su contra.  Contesté con un dejo de  tristeza y vergüenza, de vuelta al poder, es el actual presidente de la República Dominicana.-

Prosiguió el conferenciante con una exclamación de esperanza, yo les aseguro que en un gobierno de mi amigo, Juan Bosch, los hombres y mujeres que ejerzan el derecho inalienable de informar a su pueblo, nunca serian perseguidos, ni castigados, aunque fuese en contra del gobierno que hablaran, por los demócratas comprenden que en la disensión de las opiniones, es que se fragua la democracia, y los pueblos pueden disfrutar como dice la carta de los derecho humanos- de la libertad de conciencia y de la libertad de palabra.-

Yo puedo asegurar que la tesis del periodista argentino Miguel Bonasso obre como se mantuvieron las dictaduras en América Latina es casi impecable. “Dice que para que estas alcanzaran los niveles de barbarie que obtuvieron, fueron necesarios al menos dos elementos: un aparato de justicia que funcionaran en consonancia con los designios del poder y, dos, medios de comunicación que les cubrieran las espaldas y construyeran, desde sus páginas y sus imágenes, la historia del futuro.”

Señores lectores, lamentablemente la muerte nos arrancó en enero de este año nuestro fraterno “Manu”, como les decían sus íntimos al escritor nacido en Arrazua, Vizcaya, autor del Camino más Corto, que narra su vuelta al mundo en dos años, como periodista, y que escribió sobre la Guerra de Abril del 1965 en República Dominicana, lo hubiese invitado para hacer una tertulia con el escritor Andrés L. Mateo,  el periodistas y comunicador Juan T.H., sometido a la justicia por uno de los halcones del Dr. Leonel Fernández Reyna, cuyo nombre no me quiero recordar, como dijo, el Quijote de la Mancha, en su introducción, para no correr la suerte de ser demandado por el delito de escribir y comunicar en los gobiernos del PLD, dirigidos por el discipulado de Bosch.

Resulta inverosímil lo que está sucediendo en pleno siglo XXI, en la República Dominicana, la República Bolivariana de Venezuela, y en otras latitudes donde la democracia esta conculcada o secuestrada, como Irán donde la hermosa y valiente periodista Shiva Nazar Ahari, joven de solo 29 años de edad,  activista de los derechos humanos, está encarcelada desde el año 2012 en la ominosa prisión de Evin, para cumplir una condena de cuatro años y 74 latigazos por “conspiración contra la seguridad”.

Andrés L. Mateo y Juan T.H, por los menos se salvaran de los latigazos los cuales no están el código penal. He leído un comunicado de sometimiento a la Justicia de este prestigioso, valiente y laureado escritor dominicano, Andrés L. Mateo, yo levantó mi voz desde esta media isla del Caribe, donde la justicia está controlada por el partido de gobierno, y el partido de oposición más importante, parece retozar en los umbrales perversos del poder, mientras se entroniza una dictadura de partido y cada día se hace más peligroso el oficio de escribir, denunciar y  disentir contra la corrupción de estado.

Permitidme terminar con estas reflexiones, cuando los gobiernos no  garantizan los derechos humanos, la libertad de expresión y el ser humano es libérrimo, sino, que vive con el temor a ser perseguido por sus ideas y castigado por sus expresiones, las naciones caminan hacia el totalitarismo de izquierda o derecha, y peor aun cuando no tienen ninguna de las dos orientaciones, donde lo importante es disfrutar el poder como botín de guerra.

Los dominicanos tienen la facultad de reír en tiempo de tragedia política, me cuentan que ha raíz que el Doctor Balaguer, le levantó la mano al candidato del PLD, y este ganara las elecciones, un amigo de Balaguer le dijo: - Bueno presidente se inicia un nuevo ciclo en la gobernabilidad del país.-

El presidente pareció no enterarse de lo que expresaba su amigo, parecía lejos como si estuviese perdido en el tiempo y la distancia. Se incorpora, y expresa en forma reflexiva: Así es, parece interesante, ya no tendrán a Trujillo como mi referente, sino al Dr. Leonel Fernández, quien forma parte de la vanguardia política e intelectual contemporánea, lanzó una carcajada, pocos son los que pasan por el poder y su barca no queda hecha añico en los arrecifes de la historia.

El autor es médico, articulista,  diplomático, ex Embajador en Alemania, República Checa, Republica de Polonia y Concurrente con la Federación Rusa.

+ Leídas