Notas Rosas: Cumpleaños, Temas del Día
Rosa Elba Carrón.
Rosa Elba Carrón.

Cumpleaños:

En Santo Domingo: Héctor José Rizek Sued, Ela Sara Rizek de Gómez, Mino José Camilo, Shaleiny Capellán, Soledad de Capellán, Christie Matías, Miguel Ángel y Enrique Ramsés Yangüela Canaán y mi querido nieto Juan Alberto Oleaga Almánzar. En Barcelona mi biznieto Pol Ruiz Almánzar.

Danilo Polanco, Rafael Osvaldo Bueno, Zaida de Betances, Raquel Bonifacio de Polanco y su hija Raquel; Merly Reyes Anico y su hijita Carmeling, Stephany y Magdelin Fernández Valerio, la pequeña Ysabella Castellanos Hilario, Arismarlyn Rosario Guillén y mi querida hija Margarita María Almánzar Carrón,

¡Bendiciones del Señor, salud, paz y amor!

En esta ocasión les escribo una de las oraciones del Padre Alberto Linero, de quien soy fiel seguidora de su programa en el canal colombiano Caracol.

TEMA DEL DIA:

Nadie es perfecto. Todos estamos llamados a esforzarnos por ser mejores cada día. La mayor tentación es creer que no necesitamos seguir luchando, que ya todo lo hemos alcanzado y que somos superioress a los demás. Algunos por sus títulos académicos, por su dinero, por su fama en las redes creen que ya son perfectos y que no tienen nada más que aprender. Estos son capaces de emitir juicios duros sobre los demás, no dejan ningún espacio a la comprensión y a la posibilidad de que el otro tenga la razón y esté mostrando una perspectiva que no hemos sido capaces de ver. Un verdadero cristiano no puede tener esa sensación de perfección o de producto acabado. Eso lo cerraría a la acción del Espíritu Santo y lo dejaría sin la posibilidad de crecer en la gracia de Dios. Por eso tenemos que evitar cualquier actitud de orgullo que bloquee nuestra relación con el Padre Dios. Todos debemos reconocer lo que hemos hecho, lo que hemos adelantado, lo que hemos conseguido, pero, a la vez, ser conscientes de todo lo que nos falta por hacer y conseguir. No se trata de creer que somos lo peor, se trata de ser equilibrados y poder celebrar lo que hemos alcanzado, pero a la vez, estar en pie de lucha por lo que nos hace falta por alcanzar. Como padres, esposos e hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc., tenemos mucho que aprender y debemos estar dispuestos a hacer para ser cada día mejores personas. Negarnos a crecer no sólo es muestra de poca inteligencia, sino de no haber entendido nada en la relación con Dios.

P. Alberto Linero

+ Leídas