Prisilla Rivera, en rueda de prensa, después del juego ante Bulgaria el 6 de junio en la Liga de Naciones
Prisilla Rivera analiza el reto del voleibol en los Panamericanos

Todavía hoy resuena en la memoria de Prisilla Rivera lo que ocurrió el 14 de agosto de 2003. Esa fecha, la República Dominicana ganó oro en el torneo de voleibol femenino de los Juegos Panamericanos (JP) al vencer a Cuba (25–16/25–17/14–25/26–28/ 15–13). Ella formó parte de ese equipo, así como Annerys Valdez, quien también competirá en Lima 2019.

“¿Qué me impresionó?”, señala “El apoyo de la gente. Cómo estaba el pabellón lleno” y dice para remachar “no cabía nadie” y además “todo el mundo gritaba Dominicana. Y cuando cantamos el himno, eso fue algo impactante”. No se equivoca.

Ese sueño, 16 años después, es una posibilidad en estos Juegos de Lima (julio 26/agosto 11). El torneo de voleibol se jugará del 7 al 11 de agosto.

Luego de ese oro del voleibol femenino, en los Juegos de Toronto 2015 conquistó medalla de bronce, el único metal obtenido después de ese año dorado y los únicos dos del voleibol femenino (el masculino no tiene) en su historia a nivel de Juegos Panamericanos.

Repetir esa hazaña se mantiene como una fuerte proeza. “No es fácil”, reconoce, “pero la pelota es redonda y para los dos lados tiene las mismas oportunidades”, dijo Rivera, quien anunció su retiro. “Me voy a retirar en el 2020”, dice y claro, con la ilusión de asistir a los Juegos Olímpicos.

Cuba, Brasil y Estados Unidos, en ese orden, se han repartido las preseas de oro de los últimos panamericanos. El director de Selecciones Nacionales Femeninas, Cristóbal Marte, ya ha señalado que tiene ilusiones para este torneo.

El equipo viene de finalizar en un histórico octavo lugar de la Liga de Naciones y ganó su décima plata en Copa Panamericana. “Entiendo que este equipo tiene grandes oportunidades de hacer grandes cosas y esta es una de ellas”, dijo. “Nosotras vamos con la mentalidad de traer una medalla. Y si es de oro, mucho mejor”.

Fuente: Diario Libre

+ Leídas