Los beneficios de aprender un oficio
Los beneficios de aprender un oficio

Justo en estos momentos cuando por dondequiera se habla de emprendimiento, emprendedor y emprendurismo, tenemos que destacar el papel del politécnico Vicente Aquilino Santos de San Francisco de Macorís.

La tarde del viernes 2 de noviembre pasado este centro de enseñanza entregó a la comunidad productiva 208 nuevos bachilleres técnicos en capacidad de integrarse al mundo laboral o emprender un proyecto independiente relacionado con lo aprendido.

En razón de la velocidad de los cambios que se registran en todas las formas de producción de los más diversos renglones, tendrán mayores oportunidades de enrolarse al quehacer económico quienes estén en posesión de conocimientos y destrezas adquiridas al calor de la enseñanza institucional o escolarizada.

Creemos que la visión y necesidad de educar a la juventud no debe reducirse al aula y al taller que prepara recursos humanos para la industria y el comercio propio de la vida urbana.

Ha llegado el momento de que la enseñanza sistemática en la producción de alimentos de origen agropecuario se extienda a las zonas rurales del país por lo menos de forma tutorada.

EL JAYA alerta a los planificadores y promotores de programas de educación para el desarrollo sobre la necesidad de que en las escuelas de tanda extendida situadas en comunidades suburbanas y campesinas se impartan las lecciones y se ejerciten las prácticas en los rubros agrícolas, crianza y explotación de ganados propios de cada zona o región del país.

Los tiempos presentes y por venir imponen por adelantado la necesidad de que las personas de los campos y de las ciudades sean entes proactivos en la gestión de producir el sustento tanto para su familia, como los bienes y servicios que puedan comercializar.

Educar para la vida obliga a proveer herramientas útiles para que quien la reciba logre el desempeño más digno y honroso posible a lo largo de su existencia y convivencia social.

Toca a los centros de enseñanza de las áreas urbanas y rurales asumir como timbre de orgullo que sus egresados tengan el perfil del nuevo ciudadano capaz de alcanzar importantes peldaños por méritos propios a partir de contar con iguales oportunidades provistas por el Estado.

El politécnico Vicente Aquilino Santos es un ejemplo del tipo de centro de enseñanza que el país necesita multiplicar para la formación media de los recursos humanos que requiere la industria y el comercio.

Para enseñar a los agricultores a mejorar su productividad y a retenerlos para vivir en condiciones dignas en su comunidad de nacimiento, falta la voluntad política que provea los recursos humanos y materiales necesarios. Esto sería posible con la elaboración de programas a impartir con la coordinación de los organismos estatales que tienen presencia a nivel nacional como son los ministerios de Educación, Agricultura, Infotep y el Banco Agrícola.

Marco Tulio Cicerón afirmaba que “La agricultura es la profesión propia del sabio, las más adecuada al ignorante y la ocupación más digna para todo hombre libre”.

+ Leídas