Informar es gesto de tomar en cuenta a la comunidad

Nadie dude que la administración del comunicador Alex Díaz Paulino marca el antes y después de una gestión histórica en la alcaldía de San Francisco de Macorís.

Más de una de sus medidas para hermosear la ciudad se han convertido en extraordinario ruido mediático.

La más reciente y actual de sus decisiones es el corte de árboles en la avenida Libertad.

Después del ruido que se levanta con el corte de las matas de laurel de la avenida, Díaz Paulino informa que serán sustituidos por otros árboles.

Independiente a que esos árboles dañen el cemento, diferentes parques de la ciudad tienen matas de acacia y laurel que sembraron autoridades anteriores para aprovechar su sombra.

Sin embargo, las raíces de esos árboles de sombra rompen el cemento de la calzada y el suelo, lo que puede ocasionar la caída de cualquier persona.

Es decir que esos árboles de la avenida Libertad y parques se plantaron sin la debida asesoría técnica.

Sin embargo desconocemos que el alcalde haya emitido una circular o una resolución de la Sala Capitular informando sobre el proyecto que ejecuta en la avenida Libertad.

En un ambiente de amplias libertades de opinión, cada persona expresa sus puntos de vista sin cortapisa y se expresaría con más propiedad y conocimiento de causa si tiene información previa de lo que va a opinar.

En ese sentido, sugerimos al alcalde Díaz Paulino, que como es profesional de la comunicación, informe previamente de los planes y proyectos a ejecutar para la debida orientación de la ciudadanía.

Creemos que si a la comunidad se le informa con tiempo sobre la ejecución de una medida explicándole su factibilidad y beneficios, la gente reacciona de forma razonable y en actitud de colaborar.

A fin de cuentas el ayuntamiento como institución es dueño de los árboles de su territorio, el alcalde es quien ejecuta las decisiones de la Sala Capitular y va a actuar en nombre y a favor de la colectividad.

Por esta razón debe el alcalde orientar, informar no como una simple señal de cortesía, sino como un gesto de tomar en cuenta a la comunidad a la cual acompaña y le sirve.

+ Leídas