Zona franca
Una Visita Sorpresa a la zona franca de SFM

Atención Juan Antigua, Amílcar y Miledys

Mediante el decreto No. 294-89 el presidente Joaquín Balaguer dispuso la construcción de la zona franca de San Francisco de Macorís.

Fue inaugurada el domingo 20 de agosto de 1989 con la formalidad de un verdadero acontecimiento, por las grandes expectativas de crear muchísimos puestos de trabajo para el pueblo de entonces.

Se calculó en 6,500 la cantidad de personas que serían empleadas por las industrias que planeaban instalarse. Resultó puro espejismo.

Hace 30 años la zona franca fue inaugurada pero no ha llenado las expectativas que generó. En este momento a penas están laborando dos empresas, una de las cuales tiene 99 empleados.

Dada la urgencia de crear fuentes de trabajo, la reactivación de la zona franca contribuye al propósito de disminuir el número de manos ociosas.

En ese sentido EL JAYA propone que una comisión integrada por el gobernador Juan Antigua, el senador Amílcar Romero y la diputada Miledys Núñez, personas de la más estrecha cercanía y confianza del Presidente Danilo Medina, consiga una Visita Sorpresa del primer mandatario a la zona franca.

La voluntad política de estas figuras Macorisanas enfocadas hacia el objetivo de conseguir una visita sorpresa del Presidente Medina marcaría el antes y después en la historia de la zona franca de San Francisco de Macorís.

La zona franca ocupa un área de unas 200 tareas, tiene 10 naves construías de las cuales solo tres están en producción: una empresa que fabrica ropas tiene dos unidades en actividad y una tercera de capital portugués fabrica calzados; las otras dos naves están arrendadas a compañías que las usan como almacén de depósito.

Esa situación ocurre frente a otras zonas francas que se instalaron muchos años después con tan buen apoyo de las autoridades del Consejo de Zona Franca que han ampliado sus infraestructuras, están muy activas y constituyen modelos de desarrollo.

Que solo dos empresas operen en la zona franca de San Francisco de Macorís obliga a que las autoridades políticas de aquí fortalezcan sus vínculos y revisen sus estrategias con los funcionarios que deciden la distribución de los inversionistas que vienen a establecerse en los parques industriales del país.

¿ O es necesario que haya un lobista o cabildero en los organismos del gobierno que consiga captar más inversionistas para la zona franca de San Francisco de Macorís ?.

+ Leídas