De Nueva York a República Dominicana
De Nueva York a República Dominicana

Cuento

Por Francisco Taveras Ortiz.

Una señora en el aeropuerto toma su asiento en el avión.
A su lado se sienta un padre.
Buenos días hermana.
¡Ay padre! Tengo un problema y quiero que usted me ayude.
Compré un secador de pelo nuevo, sofisticado, grande, que todavía no he usado.
-Pedí donde lo compré, me hicieran la factura por debajo del precio, con esa cara de hombre serio y santo que usted tiene, nadie va dudar de usted.
-¡Quiero que me lo pase por aduanas debajo de su sotana, para no pagar nada!
-Deme el equipo señora.
Ya en el chequeo dice el inspector.
-Padre ¿Tiene algo que declarar?
-Hijo mío, desde lo más alto de mi cabeza a la cintura, nada.
-Padre ¿y de la cintura para abajo?
-¡Ah, amigo! Tengo un equipo nuevo, grande, sofisticado, especialmente para mujeres, que nunca he usado. El inspector se lleva la mano a la boca y lleno de risa dice, ya padre no siga, usted puede pasar.

Moraleja, nunca digas mentiras, di siempre la verdad.

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas