El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, junto al Ayuntamiento local tienen que velar por su cumplimiento.
¿Se cumplen los reglamentos de manejo de combustibles en RD?

El reglamento establece las disposiciones para operar, diseño, construcción, operación y remodelación de las estaciones de servicios de carburantes

Apropósito de las recientes explosiones en estaciones, empresas y recicladoras de combustibles surge la interrogante de si, ¿se cumplen los reglamentos para el manejo de combustibles en la República Dominicana?.El 14 de agosto de 2013 el entonces ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Bautista Rojas Gómez, emitió la norma de aplicación del “Reglamento Técnico Ambiental para el Manejo de las Estaciones de Servicios”, a raíz de las demandas en el sector que existía en aquel entonces. El documento oficial de la institución precisa y enumera las medidas que se deben de cumplir a la hora de operar una estación para manejar carburantes. El reglamento establece los requisitos, procedimientos y especificaciones técnicas y ambientales precisas para el diseño, construcción, operación y remodelación de las estaciones de servicios para procurar la protección del ambiente, la salud y la seguridad de las personas en el entorno, para prevenir cualquier hecho lamentable o de actos inseguros.

Reglamentos

Dentro de las disposiciones que plantea el reglamento y exige el Ministerio de Medio Ambiente se cita un detector electrónico de fugas, que localiza por medio de sensores la presencia de líquidos y vapores de gasolina y diésel en el lugar.

Incluso es preciso cumplir con la norma NFPA 30, (National Fire Protection Association), por sus siglas en inglés, que es el código de líquidos inflamables y combustibles, que establece los requisitos y parámetros razonables para el almacenamiento y manipulación segura de estos. El reglamento demanda además un plan de contingencia que establece un curso de acción organizado, planeado y coordinado a seguir en caso de incendios, derrames, explosiones que emitan tóxicos químicos o materiales radioactivos. Esto va acompañado de pruebas de hermeticidad que es utilizada para evaluar la posible existencia de fugas de combustibles en tanques y tuberías.

Según explica la institución reguladora los individuos que se presten a la construcción y posterior servicios de expendio de combustibles deberá tener un certificado de no objeción del cuerpo de bomberos local, la defensa civil, el Ayuntamiento local y un certificado de no objeción igualmente de la Comisión de Seguimiento del Plan Regular Nacional del Ministerio de Industria y Comercio.

Por otra parte, el reglamento en el capítulo II, artículo 6, establece que la construcción de estas estaciones, no estará ubicado en zonas susceptibles a deslizamiento, alto riesgo sísmico, inundaciones u otras que pongan en peligro la población circundante. El cuerpo de bomberos municipal debe de encargarse también de inspeccionar las estaciones existentes y nuevas, en lo que se refiere a los mecanismos y equipos de protección contra incendios en la instalación.

Tanques de almacenamiento de combustibles

Según precisa el estatuto, los tanques son seleccionados sobre la base de estudios de suelo e hidrogeología que presentan las opciones de utilizar como acero cubierto de fibra, fibra con pared doble y acero cubierto de fibra con espacio intersticial. Las pruebas deben ser realizadas por el Instituto Dominicano para la Calidad (Indocal), para verificar la calidad de los. tanques

Durante el trasiego de combustible

Los requisitos ambientales durante la operación del trasiego de combustible instruyen a los propietarios y operadores de la estación de servicios a verificar que no existan posibles fuentes de ignición, asegurarse que el tanque de almacenamiento tenga espacio suficiente para recibir la cantidad esperada de combustible y evitar sobrecargas de cualquier tipo de comburente en los tanques de reservas.

Requiere, igualmente, que el camión se encuentre con calzas anti-chispas y con el motor y el sistema eléctrico apagado, existencia de extintores de 9 kilogramos para uso inmediato y acordonar el área de descarga mientras el camión hace el trasiego de combustibles.

Estas descargas deben ser supervisadas permanentemente por el encargado de recibir el combustible en la empresa.

El reglamento manda la capacitación de empleados sobre el manejo de combustibles, uso y manejo de extintores, así como medios de prevención y protección que debe poseer la estación de servicios.

Finalmente el documento indica que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, junto al Ayuntamiento local tienen que velar por el cumplimiento y seguimiento de esos mandatos

Propuestas

El secretario general de la Liga Municipal Dominicana, Johnny Jones, propuso al Gobierno que las industrias sean sacadas del centro del Distrito Nacional e igualmente hacer una nueva zona industrial en los terrenos colindantes a la avenida Circunvalación de Santo Domingo, para trasladar aquellas empresas e industrias enclavadas en sectores populares. Dijo en ese momento que hay compañías que son bombas de tiempo y un peligro potencial para la toda la población que resida contigua a estas.

El no cumplimiento tiene severas sanciones

La normativa también explica las prohibiciones que no deben ser violadas en ningún momento ni bajo ninguna circunstancia, por el peligro que representa para los empleados en el lugar y operadores de servicios. Manda no fumar y no usar sustancias que puedan causar explosión o incendio. También prohíbe usar celulares móviles mientras suministran combustible al vehículo o el trasiego, así como descarga de carburantes si se tiene encendido el motor del vehículo, además de realizar trabajos de soldadura u otros tipos de labores con dispositivos de llama abierta o con fuente de ignición. El Ministerio de Medio Ambiente, advierte que de no cumplirse estas especificaciones serán sancionadas las empresas, según indica la ley número 64-00 y el reglamento para el control, vigilancia e inspección ambiental y aplicación de sanciones administrativas. Está prohibido también según el reglamento, el suministro de combustibles a vehículos de transporte colectivo de personas mientras se encuentren pasajeros en su interior. Así como vender agroquímicos y productos inflamables o reactivos con hidrocarburos y de madera.

+ Leídas