Profamilia lanza campaña por los derechos sexuales y derechos reproductivos

Magaly Caram, directora ejecutiva de ProfamiliaLa organización no gubernamental Profamilia presentó anoche la campaña: Tus derechos sexuales y derechos reproductivos son derechos humanos, bajo el eslogan ¡Conoce, actúa, exige!, en el salón Da Vinci del Hotel Magna 365 (antiguo Melíá).

La campaña forma parte proyecto Impulsando el Ejercicio de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, coordinado por Profamilia en sociedad con el Centro de Estudios de Género (CEG) de Intec, la Sociedad Dominicana de Obstetricia y Ginecología (SDOG) y el Núcleo de Apoyo de la Mujer (NAM) de Santiago, y financiamiento, nacional e internacional.

Magaly Caram, directora ejecutiva de Profamilia afirmó que a pesar de que “el país ha firmado y asumido compromisos a nivel mundial, que reconocen que los derechos de las mujeres son derechos humanos, y que los derechos sexuales y los derechos reproductivos son también derechos humanos, el país aún está muy lejos de cumplirlos.

Gobiernos van y gobiernos vienen, con campañas progresistas, que prometen a las mujeres cambiar leyes, diseñar políticas y asignar recursos, pero una vez llegan al poder claudican de los principios que sustentaron y se entregan en los brazos de poderes fácticos, del fundamentalismo, de sectores conservadores, olvidándose y burlándose de las mujeres que con su voto y su entusiasmo los ayudaron a alcanzar la posición”.

Caram instó a las mujeres a que exijan a los-as políticos-as la rendición de cuentas y a castigar con la negación del voto a quienes no cumplan con sus promesas y gobiernen en contra de sus necesidades e intereses.

Por su parte Fausto Rosario, presidente de la Junta Directiva de Profamilia, expresó que República Dominicana requiere un Estado de Derecho equitativo, participativo e inclusivo, que garantice a la ciudadanía el respeto y el ejercicio de sus derechos humanos.

“El reconocimiento de los derechos sexuales y los derechos reproductivos es determinante para el fortalecimiento del Estado que queremos, pues estos derechos se asocian a las necesidades más fundamentales en el desarrollo de las personas; por esta razón, la temática de la campaña, que resume el sentir institucional de Profamilia sobre estos derechos, no fue elegida al azar y es el resultado de un análisis de la realidad social dominicana respecto al tema, ya que el país se encuentra en una situación de desventaja en materia de salud sexual y salud reproductiva”.

Mientras que María Jesús (Susi) Pola Zapico, coordinadora del proyecto Impulsando señaló que elegir las cuatro líneas a trabajar en la presente campaña: Educación, anticoncepción, interrupción del embarazo y acoso sexual, no ha sido tarea fácil para Profamilia teniendo en cuenta que en la República Dominicana prácticamente ningún derecho sexual y ningún derecho reproductivo es plenamente reconocido, promovido y respetado.

Para Pola, “cada vez, se hace más necesario incorporar la educación sexual integral a nivel inicial, básico, media y técnica en los sectores públicos y privados de la educación formal y en poblaciones no escolarizadas; así como la promoción del ejercicio de los derechos sexuales y derechos reproductivos en la población en general”.

En su breve recorrido por el contexto que envuelve las líneas de mensaje de la campaña, Pola refirió que prácticamente el 100% de la población conoce algún método de planificación, pero que sin embargo, el 54.2% de las mujeres casadas o unidas entre las edades de 15 a 19 años no usan métodos anticonceptivos.

En cuanto a la interrupción del embarazo, señaló que el aborto inseguro es un serio problema de salud pública y que las cifras estadísticas oficiales reflejan que el aborto se registra entre las primeras cinco causas de muerte materna, promediando el 9% en el periodo 2000-2008 “con lo cual “La permanencia de la interrupción del embarazo en el Código Penal Dominicano, con penalización absoluta, aún en los casos en que existe peligro de la vida de la madre, cuando el embarazo es consecuencia de una violación y también, cuando lo es de un incesto, promueve el aborto inseguro”.

Al referirse al acoso sexual, Pola citó el estudio “Percepciones y actitudes de estudiantes universitarios frente a la violencia de género, realizado por el Movimiento sin Aula en cinco universidades del país, que arroja un índice preocupante de acoso sexual en los centros de educación terciaria, ya que el 40% de las universitarias han sido víctimas de acoso sexual y el 44% respondió que conocía por lo menos un caso de acoso sexual en su centro de estudio.

Refirió, además, una encuesta elaborada por el Ministerio de la Mujer y el Centro de Investigación para la Acción Femenina (Cipaf), apoyada por el UNFPA en enero de 2011 que indica que el acoso sexual laboral en entidades públicas es de un 31.9 por ciento, mientras que en entidades privadas se manifiesta en un 31.4 por ciento, una escala elevada, pero inferior al sector gubernamental”.

Dr. Ruddy Guerrero, Magaly Caram, Fausto Rosario Adames y Susi Pola

+ Leídas