En deportes, hay que hacerlo al revés

Ahora que están tan recientes dos hechos importantes para República Dominicana como son las dos medallas olímpicas y el estreno del nuevo presidente, queremos hacer un aporte al mundo deportivo a través de una idea bastante novedosa, inspirada en los pocos medios disponibles que tienen los atletas del patio, cuyos méritos los convierte no sólo en ganadores, sino en verdaderos héroes nacionales.

Traer oro, plata o un sexto puesto, dándose de galletas con los rusos, chinos, gringos, ingleses y demás gigantes de las olimpiadas que no paran, bien papeados y bien mimados, de darle al músculo cada día con los mejores entrenadores, es algo épico. Al respecto, nos viene a la mente un caso muy ilustrativo sobre el tema.

Hace unos años, tuvimos que grabar un anuncio para un alimento infantil. En el guión, había que dar un salto de garrocha mostrando así la energía que ofrecía el producto, y para ello contratamos nada menos que a un campeón nacional de pértiga. Dicho y hecho, llegó el atleta, un joven de algo más de veinte años, un tanto patizambo de piernas con un cuerpo bastante raro, tanto, que hacía pensar que era todo, menos deportista, no obstante, el muchacho saltaba de manera excelente.

Entre toma y toma del comercial se le veía muy desmayado, sentándose a descansar y hasta se echaba sus pavitas, ronquidos incluidos. Le preguntábamos si es que estaba cansado, y nos respondió que no había dormido en toda la noche…porque trabajaba de sereno. Qué les parece, todo un campeón en condición de F. S. falto de sueño, y también en F. C. falto de cuchara.

Bueno a lo que íbamos, la idea es la siguiente: a los atletas en lugar de darles plata en millones de pesos a los que ganan las preseas de oro, plata y bronce, eso está muy bien, lo haremos al revés y mejor, ahora les daremos plata antes de competir para que se entrenen y puedan traer después al país las medallas de oro y plata y bronce, qué es como se debe hacer y se hace en estos asuntos.

Nos explicaremos un poco mejor, y que nos perdone nuestro atrevimiento el nuevo Ministro de Deportes. Ubiquemos con buen ojo de "scounting" a 200 atletas de todo el país - seguro que los hay - que tengan verdadero potencial de alto rendimiento y démosle a cada uno 60.000 pesos mensuales durante cuatro años, para que puedan dedicarse a sus entrenamientos y se alimenten, más o menos, como deben. Eso nos costaría, o mejor dicho, invertiríamos, unos RD$ 2.900.000 por cada uno.

Peso a moriqueta que los seleccionados entre ese par de cientos de atletas nos traerían de las próximas justas olímpicas más de una docena de trofeos colgados de sus cuellos, para honra y gloria de nuestra pequeña gran nación. Aquí tenemos prospectos para todo, en boxeo hay expertos en dar y recibir los golpes de la vida, para las carreras, muchos van toda velocidad para conseguir sus metas, en fútbol, hay personas pasándose la pelota caliente unos a otros, también hay quienes saltan obstáculos enormes para poder progresar… atletas con potencialidad no nos faltan.

Ahora viene la pregunta millonaria ¿de dónde sacamos el dinero, la plata para el oro, la plata para la plata y la plata para el bronce? Es muy fácil, lo tomamos de los sueldos de los millares de otros atletas, los del oportunismo político, verdaderos campeones del cobrar en los gobiernos sin hacer nada, cancelando a trescientas o cuatrocientas botellas que ganan en pesos y dólares, y con ese capital, que da también hasta para los sufridos entrenadores, financiamos de sobra este proyecto deportivo ¿Qué les parece? Es sólo cuestión de voluntad política, otra de las disciplinas deportivas que apenas se ha practicado por aquí.

Y que deberíamos hacerlo en cantidad.

+ Leídas