Nada me llevaré cuando muera

Padre Alejandro Ulpindo.Dicha por cualquier mortal, esta frase es solo un cliché. En la boca del hombre más rico del mundo, no lo es. En la entrevista exclusiva a Época  NEGOCIOS, Carlos Slim cuenta como hace para lidiar con la transitoriedad de la riqueza y dice lo que es importante en su  modelo de gestión y define la felicidad.

Slim insistió su nueva posición como el hombre más rico del planeta, ¨No  recibí esa noticia, pero no tiene relevancia¨, afirma con el semblante cargado.  ¨No es una competencia,  no estoy jugando futbol¨. Lo que le preocupa, afirma, es cuánto están invirtiendo sus empresas y qué pasa con ellas. Su principal desafío, explica, es utilizar la Fundación Carso y otros brazos filantrópicos de su grupo para combatir la exclusión y la pobreza, invirtiendo en salud, educación y empleo. El presupuesto es de US$ 10 billones en los próximos cuatro años. ¨Nadie se lleve nada de este mundo al morir¨, afirma. ¨La riqueza debe ser administrada con eficiencia, probidad, eficacia y sobriedad¨.

Como creyente me llama mucha la atención de las frases que he subrayado arriba sobre todo cuando habla de la transitoriedad de la riqueza y que  el hombre más rico del mundo reconoce que  nada le llevará cuando muera. Esas ideas me hacen recordar  un mensaje bíblico que reza: ¨del polvo venimos y al polvo volveremos¨. Somos transitorios y estamos de paso en este mundo. Nada ni nadie es permanente en este mundo.  El bien que podemos hacer  que hagámoslo ahora porque jamás volveremos de nuevo en este lugar, sea compartiendo  la riqueza, o nuestro tiempo, sea haciendo un trabajo justo a favor de los mas necesitados. Somos tan frágiles y al morir no nos llevamos nada. Son verdades tan sencillas pero me hago la pregunta: ¿Por qué entonces hay gente que acumulan  y atesoran riquezas, como si fueran eternos? Mientras por un lado hay tanta gente que no tiene nada? El mensaje de Jesús es tajante y claro cuando dice: ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si se pierde a sí mismo? Pues, ¿de dónde sacará con qué rescatar su propia persona? Mt. 16, 26.

Ojalá el testimonio del hombre más rico del mundo y el mensaje de Jesús nos ayuden a ver con claridad lo que es importante y no, lo que es primero y secundario, lo que es esencial en la vida y lo que es accidental.

Al final de la entrevista, Slim Insiste en decir que no tiene casas o cuentas bancarias en el exterior. En más de 40 años de negocios jamás tuvo su nombre involucrado en un escándalo o denuncia. Los fines de semana, al hombre más rico del mundo acostumbran refugiarse en la naturaleza.

Quiero terminar invitando a nuestros lectores de tomar un tiempo para meditar y reflexionar sobre el texto de Evangelio de San Lucas capitulo 12, 32-48 sobre todo  el versículo 33 ¨Háganse bolsas  que no se gasten, y júntense riquezas celestiales que no se acaban, donde el ladrón no puede llegar ni la polilla destruir¨¨. Caben en este momento algunas refranes de nuestro pueblo: ¨Coge brillo cadenita que tu mojo llega¨; ¨Oye la palma son más alta y caen al suelo¨;  ¨Para que tanto dinero si a la mortaja ni siquiera bolsillo le ponen¨.

El Padre Alejandro Ulpindo es Cura Párroco de Castillo.

+ Leídas