El compromiso motor en la clase de Educación Física

El compromiso motor, en Educación Física, se puede definir como “el tiempo en que cada alumno está participando (en movimiento) en actividades directamente relacionadas con los objetivos propuestos” (Siedentop, 1998).

Tomando en consideración la definición anterior, una de las principales variables en las clases de Educación Física es la gestión del tiempo. Si se toma en cuenta las características propias de las clases de Educación Física, vemos que el “factor tiempo” juega un papel fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje de dicha área. Es por eso que el uso adecuado y racional de dicha variable contribuirá a que el o la docente logre favorecer la experiencia y participación de los alumnos y como resultado una mejor consecución de los objetivos propuestos durante la clase.

Para lograr el nivel de compromiso motor deseado será necesario tomar en cuenta otras variables o elementos que contribuyen a optimizar el desarrollo de una sesión de Educación Física.

En primer lugar, es importante considerar la planificación, objetivos, contenidos, actividades, procedimientos organizativos, metodologías, materiales y el espacio. Segundo, se deben tomar en cuenta las características generales y específicas del grupo o clase. Por último, dar informaciones breves y concisas respecto a las tareas a realizar por el alumnado, la distribución de éstos en el espacio, la organización de los materiales o recursos a utilizar y la posición correcta del profesor a la hora de dar instrucciones garantizarán un alto nivel de compromiso motor en las clases de Educación Física.

La consideración de cada una de estas variables mencionadas anteriormente favorecerán, sin lugar a dudas, la adquisición de competencias cognitivas, motoras y actitudinales en las clases de Educación Física. 

 

+ Leídas