Guillermo Ferreira
Guillermo Ferreira pasó nueve meses en coma en hospital de NY y despertó hablando inglés

La transformación que sufre Guillermo Ferreira (Willie) constituye uno de esos fenómenos que a quien le ocurre y queda vivo, es para contarlo:

Ferreira estuvo en coma (inconsciente) durante nueve meses en un hospital de New York y cuando despertó comenzó a hablar en inglés con la enfermera, pues olvidó totalmente el español.

Quien le oye hablar piensa que está aprendiendo el idioma Español. “Cuando yo despertó preguntó porqué me pusieron a dormir una hora, pero la enfermera me dijo no, tú tienes nueve meses aquí. Yo no supo nada, yo tenía la mente en blanco”, expresa Guillermo.

Antes de esto sucederle comía y bebía de todo; sin embargo, después de esta experiencia sólo come verduras, vegetales, pescado; bebe agua, jugos de frutas (nada de refrescos o gaseosas que tanto le gustaban). En fin, desde aquel momento lleva una dieta muy ligera y saludable.

Previo a sufrir esa metamorfosis Guillermo, nativo de Santiago, fue periodista muy activo, tenía memoria de elefante; pero luego no reconocía nada de su vida anterior. “Dos años después yo hablaba con mi madre y me dijo que yo era periodista, pero como no lo creía ella me enseñó una foto de un periódico donde yo aparecía entrevistando a un funcionario”.

Willie nunca fue hombre religioso, ahora es predicador carismático llevando la palabra de Dios por centro y suramérica, contando mi experiencia y lo que Dios ha hecho por él, Dios le ha dado una nueva vida, afirma.

A la pregunta de cómo se crearon en él las condiciones que produjeron esa situación, explicó que estuvo casado de manera formal con una mujer salvadoreña madre de varios hijos.

Recuerda que tenían planeado mudarse de New York a Ohío donde estaban sus familiares; él la quería mucho, pero ella se fue primero para rentar la casa donde vivirían.

“Yo la llamaba con mucha frecuencia porque pensaba mucho en ella, un día me dijo yo te llamo para que no gaste mucho en teléfono. Pero que va, todavía espero yo esa llamada, creo que los hijos le dijeron: deja ese hombre, y me dejó!.

Explica que “llegó un momento que yo no dormía, un minuto para mi era como dormir cinco horas y acabe sufriendo abnea, que es trastorno terrible del sueño.

Un día desmontándome de mi carro me dio un mareo y cayó, la gente me llevaron al hospital. El médico que estaba de servicio ya conocía mi problema y le dijo a la enfermera toma pónle esto en el suero para regularle el sueño…”

+ Leídas