Ivelisse María Ureña
Se defiende lo indefendible… y el resultado es fascinante.

Desde hace ya varias décadas se le ha dado o se ha querido reconocer un concepto diferente a la palabra egoísmo; diferente a lo tradicional, o lo que es lo mismo, diferente a lo convencional; el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española señala su definición de la siguiente forma: “m. Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse de los demás”; Pero que tan cierto es realmente este concepto de egoísmo que todos conocemos y damos por verdadero, ese concepto al que todos estamos acostumbrados y, que nos molesta infinitamente cuando se pone en práctica, ya sea en forma directa o indirectamente, por personas que en ocasiones, forman parte de nuestras vidas, nuestro entorno, nuestro ambiente y nuestra habitad; su uso aparentemente inusual, por las características que adornan su estructura es, definitivamente conservador y secreto.

Sin embargo el egoísmo latente de muchas personas esta tan íntimamente consolidado con su dueño, que en ocasiones le resulta casi imposible poder ocultarlo a primera impresión, pero el detalle aquí es, preguntar necesariamente, para dar con la esencia de este egoísmo reconocido como virtud por Ayn Rand ¿ qué es lo malo del egoísmo?. Si la respuesta fuera simple no fuera necesario el análisis de esta obra, así que nos propusimos desnudar los detalles de este libro, sin mucha esperanza de secundar con tan grosera aseveración sobre “La Virtud del Egoísmo” (Ayn Rand).

La misma historia de la humanidad nos cuenta que el hombre desde su creación, es guiado por un código de valores o un código de ética; ciertamente es así, si, así no fuese, estoy casi segura que no existiéramos como especie humana, la ética que el hombre cree firmemente tener es, como la fe del creyente. El concepto de ética según el diccionario de la Real Lengua Española es el siguiente: “f. Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”. La autora de la obra en su parte introductiva desplaza una interrogante que llama nuestra atención poderosamente y pregunta ¿por qué necesita el hombre un código de valor? Respondio diciendo “el más grande de los filósofos, Aristóteles, no consideró a la ética como una ciencia exacta; basó su sistema de ética en observaciones hechas sobre lo que los hombres nobles y sabios de su tiempo elegían hacer, dejando sin respuesta las preguntas de por qué elegían hacer lo que hacían, y por qué él los evaluó como nobles y sabios”.

Sin duda alguna, estamos convencida que la ética es tan antigua como la existencia del hombre, porque pretende poner en armonía las acciones del hombre para poder identificar lo bueno de lo malo, el deber del egoísmo y la virtud del desvalor; sobradamente ha de entenderse que para que el hombre sea un ser con conciencia y con raciocinio, debe de conducirse bajo un código de valores que les indiquen su manejo y orden en el universo que fue preparado para él, y que ese código de valores, lo obliga aún en contra de su voluntad, hacer lo que es preciso hacer para convivir con todos y todo en el tiempo y espacio que les ha tocado vivir.

Ayn Rand hace notar de forma muy clara, clarísima desde nuestro punto de vista su filosofía cuando establece “Hoy, como en el pasado, la mayoría de los filósofos está de acuerdo en que la norma final de la ética es el capricho (ellos lo llaman "postulado arbitrario", "elección subjetiva" o "compromiso emocional"), y la batalla sólo se libra en torno a la cuestión: ¿El capricho de quién? ¿El propio, el de la sociedad, el del dictador o el de Dios? Aunque estén en

desacuerdo en cualquier otro tema, los moralistas de hoy consideran en forma unánime que la ética es una cuestión subjetiva, y que las tres cosas excluidas de su terreno son: la razón, la mente y la realidad. Si usted se pregunta por qué el mundo se está hundiendo en un infierno cada vez más profundo, ésa es la razón. Y es esta premisa de la ética moderna, y de toda la historia de las éticas, la que se debe poner en tela de juicio si se quiere salvar a la civilización. Para cuestionar la premisa básica de cualquier disciplina es menester comenzar por el principio. En la ética hay que empezar por preguntarse: ¿Qué son los valores? ¿Por qué los necesita el hombre? "Valor" es aquello que nos lleva a actuar para obtenerlo y/o conservarlo. El concepto de "valor" no es un concepto primario, pues presupone una respuesta a la pregunta: ¿Valor para quién o para qué? Presupone la existencia de una entidad capaz de actuar para alcanzar una meta, frente a una alternativa. Donde no hay alternativas no pueden existir metas ni valores.”

Analicemos entonces…no podemos negar que nos resulta demasiado interesante su planteamiento; significa que si la ética es un asunto subjetivo y dentro de esa subjetividad tenemos que excluir la razón, la mente y la realidad, entonces nuestra destrucción es inminente, lo que da como resultado que aplicaremos la ética en los momentos que sean convenientes para lograr cosas que sean preponderantes convenientes a nuestros intereses y para reforzar falsamente nuestras debilidades, es quizás una razón suficientemente fundamental para responder la interrogante del ¿por qué necesita el hombre un código de valores?, pero es preciso que ese código de valores arrastre consigo o lleve a su terreno siempre la razón del hombre con su mente, aplicando los valores de acuerdo a su código; que imaginamos han de crearse y reformarse en la base sólida de la realidad del hombre siempre que la humanidad lo requiera .

Estamos segura que, tiene una razón la ética, pero esa razón probablemente debe incluir el bien a la mayoría, hablo de un bienestar general, ofrecido por quienes practican el código de valores que tiene que ver con la moral, y la moral no tiene nada en común con el mal o lo malo, independientemente de lo que se entienda como malo o mal. Se puede tener ética, teniendo egoísmo, o se puede ser egoísta y actuar como egoísta, teniendo valor o moral; definitivamente no. Si la ética es un conjunto de valores y el egoísmo convencional es mezquindad y la defensa de su propio bienestar a costa de la desesperanzas de otros, es más que insensato pensar en el egoísmo como virtud; sin embargo la ilustre autora de la obra de un egoísmo que no maltrata y que no desforma; habla de un egoísmo que no perjudica y que no sacrifica a nadie. Debemos pensar en la estructura y caracteres de ese nuevo fenómeno; un planteamiento convincente sobre este egoísmo a la ligera seria casi devastador para los que se encuentren alrededor de las personas que practiquen el egoísmo como virtud.

La reflexión aquí es, sin ánimo de que se entienda como conclusión preguntarnos es, eso posible, ese tipo de egoísmo convertido en virtud, mas allá de todo y de todos. Si dejo de reconocer que estoy fascinada con toda esta experiencia y los sentimientos e interpelaciones que despertaron en nuestra persona tan maravillosa obra, no seria del todo sincera, menos podemos degar que quizas ya no vemos con tanta aspereza o distorcionado el concepto en cuestion, sin embargo entendemos que el egoismo como virtud de

muchas forma podria resultar una monstruoso ofensa a todas las virtudes que conocemos desde pirncipio de nuestra existencia y, en el entendido que el mismo Aristoteles reconocio que la etica no era exacta, no creemos que nada lo sea, y esto de alguna forma quizas no sea el problema de todo este enrredo de opinones ideas concepciones y pensamientos, existe un punto de donde parte todo lo que conocemos, unos están convencido sobre la maravilla del todo poderoso, otros están convencido que la evolución ha hecho un gran trabajo y que el hombre está concentrado en ser grande y poderoso, en crea y reforma los procesos que forman los ministerios del mundo, en su afan de no reconocer la divinidad que dio origen al universo. Es cuesta arriba ser definitivo, pero lo que si seguiremos siendo aún es, ser.

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas