Santos Concepción Fernández (docente en el liceo max henríquez ureña)
Evaluación por conocimientos no por sentimientos

La evaluación es fundamental en todas las actividades que realizamos, pero sobre todo, durante el proceso educativo, pues a través de ella podemos establecer la situación del estudiante en los distintos momentos del proceso. Si pretendemos realizar una buena evaluación, debemos utilizar diferentes herramientas, entre las que se encuentran las pruebas.

A pesar de que las pruebas o exámenes no son el único instrumento de evaluación, estas constituyen un factor sumamente importante para la misma, pues permite determinar el nivel de comprensión y dominio que tienen los estudiantes de los temas que se trabajan en las diferentes disciplinas académicas.

En diversas ocasiones, algunos docentes enfrentan dificultades al momento de evaluar a sus estudiantes, y es que al dejarse conducir por los sentimientos se les hace muy difícil ser imparciales.

Esto puede perjudicar tanto a los docentes como a los estudiantes (aunque aparentemente sean favorecidos); a los primeros porque van perdiendo su credibilidad y capacidad de evaluar; y a los segundos, porque llegan a otro nivel sin la competencia necesaria para continuar el proceso, y esto les irá creando lagunas que a la larga los llevará al fracaso.

También se puede dar el caso contrario, si los sentimientos del docente hacia el alumno son negativos, el alumno puede salir perjudicado.
Es bien conocido por todos que las Pruebas Nacionales son revisadas y calificadas a través de medios tecnológicos, es decir, por máquinas que carecen de emociones y sentimientos lo que garantiza una evaluación objetiva.

A un ser humano no se le hace tan fácil ser absolutamente objetivo, pues es imposible que pueda despojarse de sus sentimientos, y estos le pueden llevar a cometer errores en su tarea de evaluar.

Por todo lo expuesto anteriormente, considero pertinente (y anhelo) que se pueda diseñar un programa informático que sea el encargado de revisar todas las pruebas que sean aplicadas a los estudiantes, y que el docente se limite a valorar los demás factores que deben ser evaluados.

Del autor:

Santos Concepción Fernández (docente en el liceo max henríquez ureña)

Licenciado en Ciencias Matemáticas (UASD)

Diplomado en Matemática (PUCMM)

Especialidad en Matemática (UNAPEC)

Maestría en Matemática (UTESA)

+ Leídas