Rosa Angélica Payano Vásquez
El Profesional tiene derecho
Próximo a obtener mi título como Doctora en medicina empecé un exhaustivo análisis de un par de cosas. Siempre he visto como la sociedad ataca a los profesionales y de hecho, entre ellos mismos, dónde viven, cómo se visten, lo que comen, lo que toman, a donde van de vacaciones. Les quieren castrar el derecho a disfrutar la vida que su trabajo les permite. 
 
Para iniciar con algo que ya cité y que es constantemente motivo de habladurías "el vestuario". Estoy de acuerdo conque el buen vestir no está sobrevalorado, todos los escenarios desde luego no son igual, a mi por ejemplo, me encantan las prendas con encaje u alguna otra transparencia y no significa que las use para provocar alguna actitud o comentario morboso y con esto recuerdo la queja de una facilitadora argentina muy preparada que tuve hacen unos años en un taller de Dramaturgia corporal en cuestión de la puesta en escena, en el centro cultural La Nave, patrocinado por el Instituto de las Telecomunicaciones, la maestra nos manifestó su descontento cuando se dirigió a una reunión con el director de una entidad pública del país y no le permitieron el paso porque ella llevaba una blusa con tiros, ella, que no tenía idea de que aquí hay protocolos de vestimenta se sintió desvalorizada solo por su blusa, y si bien cuando uno se dirige a otro lugar que no es el de origen lo ideal es hacer una breve investigación de lo que sí y lo que no, quien organizó ese encuentro tampoco tuvo la gentileza de informarle, que debió ser lo prudente pues, en su país eso es normal. 
 
Más no tengo intención de defender alguna prenda porque hay lugares y lugares y desde luego yo no iría vestida a un congreso de la misma manera en la que voy a una discoteca.
 
Y ya que menciono la "discoteca" nombre que estoy utilizando para englobar todo lo que suponga un sitio público en el que se vayan a compartir "tragos" para no hacerlo más extenso. 
Es mal visto por muchos que "El profesional" comparta un par de tragos; si toma una cerveza y baila una bachata es borracho y barrial, si toma vino priva en fruta fina  -Tú no puedes porque eres médico, Abogado, Licenciado", comentarios a menudo escuchados ¿Por qué no?
O ir a una playa y enfundarse en un bikini, ¡ay no! ¿Por qué no? Y peor aún compartirlo en las redes sociales, armas de doble filo, pero ese es otro tema, porque los mediocres utilizan cualquier oportunidad para dañarles la imagen claro, con cosas inverosímiles porque obvio que no voy dirigida ni estoy de acuerdo con vulgaridades. Porque quieren hacer sentir al profesional que no puede vivir y que todo debe girar entorno a su profesión, que debe pintar una imagen pulcra hasta en sus casas, pero ¿Qué es en realidad la pulcritud? Es verdad que hay sitios a los que no debería ir, pero NADIE debería ir, es verdad que hay prendas que no debería vestir, pero NADIE debería vestirlas, es verdad que hay cosas que no debería compartir en redes sociales, pero NADIE debería compartirlas, entonces ¿Por qué atacar a una parte especifica y no al colectivo? Eso es doble moral. Los excesos y más aun de manera recurrente no son buenos, no solo para el profesional sino para ninguna persona.
 
Desde luego no estoy motivando ni a consumir alcohol ni andar encueros, ni a publicar la totalidad de su vida, para que no se me malinterprete y se inicie un tsunami en un vaso con agua, porque no es así, mi intención es que no se sacrifique ni se enjuicie de manera injusta a una persona solo porque está preparada en algo y ya no puede hacer más nada que no sea eso, porque la misma sociedad que crítica la más mínima acción es la misma que le exige que ostente algo y no, los profesionales no salen de la graduación con Jeepetas o carros del año, con una casa propia y un super empleo con un sueldazo, borren esa idea, así que si con el tiempo pueden adquirir algo y disfrutar de lo que se ganó se lo merece sin ser objeto de críticas. Yo creo en la libertad más no en el libertinaje, no vayan a tergiversarme.
 
Yo quiero que el profesional no solo sea visto como el "portador de un título", que no deba avergonzarse o esconder las cosas de las que disfruta, que no sea criticado por adquirir los bienes que tanto sacrificio les cuesta, es muy fácil sacar cuentas ajenas para dañar la reputación de alguien más, sin saber los insomnios, días de hambre, sacrificio y frustraciones por las que ha pasado; usted no sabe como fue la semana laboral de esa persona que lo menos que merece es poder relajarse como le plazca un fin de semana sin que les hagan sentir culpables porque gastó "el dineral" consintiéndose.
 
Yo quiero que la capacidad del profesional no sea medida por las prendas que un día use, y mucho menos que su profesionalismo sea puesto en entre dicho cuando algún colega tenga una mala praxis de su ejercicio porque es tan chocante el "Todos son" cuando alguno hace algo mal y quieren poner en la misma cuerda a todos los de "esa clase", faltandole el respeto al esfuerzo que esa persona hace para trabajar de manera honesta y responsable.
 
Yo quiero que el profesional no se desgaste aparentando para tener a la sociedad "contenta", que no sea encasillado, avergonzado, desvalorizado y señalado por no estar siempre como una plancha y mucho menos desacreditado porque quiera trabajar con criterio y no como a alguien más le parece, porque el profesional no es solo su título, es más que eso y sí, amigos; como todos ¡El profesional tiene derecho"
 
Angélica 
(Ross)
 
Rosa Angélica Payano Vásquez 
Ex estudiante de teatro de la Escuela Nacional de Bellas Artes 
Ex Integrante del Grupo Teatral "Teatro Desnudo"
Estudió Locución, oratoria y maestría de ceremonias  en la Escuela Nacional de Locución Prof. Otto Rivera
Desde el 16 de Marzo del 2019 oficialmente Dra en Medicina de la Universidad Católica Nordestana
Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas