Raúl Serebrenik, académico y consultor de dilatada experiencia, además de gerente General de Family Council Wealth planning Consulting una compañía consultora (FCWPC), especializada en ese complejo mundo en los negocios familiares.
Las Empresas Familiares son más Rentables

Los niveles demostrados de rentabilidad que obtienen las empresas familiares bien gerenciadas se ubican entre 15 % ó 20% por encima de sus similares no familiares.

De este dato pudiera inferirse que montar una empresa en familia es lo más aconsejable, pero, cuidado, otras estadísticas podrían aconsejar otra cosa: de cada 100 empresas familiares, solo 30 pasan exitosamente a una segunda generación y nada más que 5 llegan activas a un tercer relevo generacional, lo que indica una mortalidad enorme en este tipo de emprendimiento, básicamente por una razón fundamental: la sucesión.

Se dice que el origen del problema tiene dos vertientes: la ausencia de una planificación adecuada de la sucesión y el proceso de incorporación de una nueva generación al negocio; y, por otra parte, la ausencia de un gobierno corporativo solido que garantice la institucionalidad, más allá de cualquier avatar.

FCWPC es una consultora que ofrece servicios integrales de asesoría en gestión ordinaria de empresas familiares, así como en el manejo de conflictos. El método de consultoría se basa en tres a ámbitos fundamentales: la familia, la empresa y la propiedad.

La intención es llegar a un plan estratégico adaptado a la evolución del negocio y la familia.

Eso significa, por ejemplo, ayudar a ordenar el paso de un fundador que legítimamente concentran toda la autoridad a una segunda generación, donde ya es un grupo de Hermanos que, tienen que entender que no son dueños únicos, si no más bien socios.

El fundador no tenía ese problema.

En la tercera generación, lo que tenemos es un consorcio de primos, donde no basta el trabajo en equipo, si no crear una red de trabajo en equipo.

Se necesita gestionar estos cambios, entender el rol de cada miembro de la familia y ayudar a que el negocio trascienda.

En la empresa familiar se juntan dos sistemas.

Uno es la empresa, que debe ser muy racional, el cual debe gestionar el cambio que nos impone el entorno como parte integral de sus tareas, mientras que la familia es un sistema emocional cerrado y donde no les gusta que hayan muchos cambios, porque la familia no se escoge ni se cambia, por lo que tiende a mantener la estabilidad.

Entonces, hay que vincular adecuadamente, y con reglas muy claras, conocidas y aceptadas, preferiblemente por todos, un sistema racional con otro sistema emocional.

La sucesión en una empresa no familiar no tiene un componente emocional-afectivo tan alto, simplemente se hace periódicamente y listo, pero en una empresa familiar este proceso puede cambiar todo el panorama de relaciones filiales y terminar en eventos muy trágicos.

Ventajas y desventajas

Obviamente, la gran ventaja de las empresas familiares deviene de su potencial de ahorro de costos, tanto en la escala de la gerencia como el trabajo operativo, pero para sacar verdadero provecho de ese potencial hay que evolucionar hasta una mejor preparación de la gerencia familiar.

Las prácticas de buen gobierno corporativo resultan claves en este proceso.

El tema de la eficiencia en las empresas familiares resulta complejo, porque el compromiso familiar puede funcionar como una ventaja o como una desventaja.

Si la familia se mantiene unida, enfocada coherentemente y puede trabajar en equipo, sin duda los resultados estarán por encima del promedio, pero sí la empresa se convierte en un centro de beneficencia o de empleo no necesario para familiares en problemas, es muy poco probable que la compañía supere el dictamen de las estadísticas de supervivencia.

+ Leídas