Raúl Serebrenik G.
El precio del Fracaso en las Empresas

Son pocos los visionarios de la primera generación que proyectan la dinámica correcta para las siguientes generaciones en términos de profesionalizar la familia y de trabajar en equipo.

El éxito de las empresas familiares está determinado por la continuidad de las empresas y el incremento del patrimonio familiar por varias generaciones, en el traspaso de una generación a la siguiente de manera armónica y potencie el capital emocional o psicológico del grupo familiar, inclusive en épocas de incertidumbre.

Es por eso, que uno de los principales procesos que se dan en las empresas familiares es el de la sucesión, de una primera generación a la segunda por primera vez y principalmente en termino de las acciones o los derechos sobre las compañías familiares, como también la sucesión en la dirección de la gestión empresarial.

Con el tiempo se puede hablar de una sucesión en el ámbito familiar, mas adelante estos procesos se complejizan en la medida en la que las estructuras de gobierno y gestión en el patrimonio y en la familia son más sofisticadas.

En el mundo se ha logrado identificar un numero cercano a las diez mil empresas que han logrado perdurar por mas de 200 años (la gran mayoría de ellas siguen siendo de carácter familiar), pero lo curioso es que la empresa familiar solo comenzó a generar estudios hace unos 30 años, con la idea de que la gran mayoría de las empresas familiares tarde que tempano desaparecen o mutan a una estructura diferente que “si les permite perdurar en el tiempo”.

Con esta base como argumento principal, no valía la pena “perder el tiempo” desarrollando modelos o estudios sobre algo que no resistiría los embates del tiempo.

Paulatinamente, sin embargo, fueron saliendo cifras sorprendentes como aquellas que las empresas familiares son las mayores generadoras de empleos del tiempo completo en los países de libre mercado, así como también que la industria privada es el mayor generador del incremento del producto interno de un país.

Todo esto despertó la apatía de la academia, generando a la fecha varias cátedras en diferentes países, como también fuentes de investigación, por parte de los académicos. hoy en día podemos decir que se esta forjando una buena literatura y conocimiento.

Las empresas familiares tienen su origen en los anales de la historia de la humanidad, inclusive cuando se estaban forjando los diferentes clanes de cavernícolas, entendiendo que del trabajo en conjunto y que de su buen desempeño podría depender la supervivencia de todo clan.

Posteriormente fueron aprendiendo sobre los cambios climáticos, que determinaban la necesidad de emigrar y moverse en invierno al sur y en verano al norte, con la única y principal razón de conseguir el sustento y los alimentos, principalmente provenientes de la casería y la recolección, para posteriormente pasar al pastoreo.

La forma de gobierno o estructura de poder se determina prácticamente por aquel miembro del clan que ostentaba la mayor capacidad de “fuerza bruta”.

En estas épocas claramente el precio del fracaso estaba determinado por la desaparición de los miembros del clan que pagaba el precio con su propia vida.

Con el tiempo el cambio de una sociedad nómada a una mas sedentaria se da con el desarrollo de la agricultura y de la ganadería, creando las sociedades familiares sus primeras estructuras de gestión y reglas de sucesión, como parte de la formación de los primeros poblados o ciudades en las que se fuero instaurando diferentes profesiones que se enseñaban entre miembros de una misma familia, creando en el paso del tiempo dinastías de herreros, albañiles, sastres, fabricantes de todo tipo de artefactos que inclusive hoy y hasta la fecha se pueden encontrar, como es el caso de los fabricantes de alfombras persas o turcas, por mencionar alguno entre otros varios.

La gran mayoría o un muy alto porcentaje de las empresas familiares son el esfuerzo de un emprendedor que con el tiempo se vuelve exitoso; de hecho, en su mayoría son el resultado de un impulso de sobrevivencia que van creando y consolidando un negocio que se vuelve una enorme fuente de bien-estar para ellos y para la familia.

En general los modelos que aplican los fundadores se asemejan mas a una dictadura, donde la personalización en todos los procesos en la toma de decisiones está muy marcada por esa primera etapa.

Uno de los principales retos seria entonces, entender cuando deben comenzar a despersonalizar parte de los procesos para instaurarse de manera mas profesional.

Por eso, la idiosincrasia folclórica de achacar la culpa de la destrucción de las empresas y patrimonios familiares a la tercera generación, no es cierta.

La realidad es que son pocos los visionarios de la primera generación que proyectan la dinámica correcta para las siguientes generaciones en términos de profesionalizar la familia y de trabajar en equipo respecto a los procesos futuros que inevitablemente se han de presentar.

Claramente el precio del fracaso tiene sus consecuencias a estas alturas, no solo en aspectos económicos, sino también en términos de las relaciones familiares, así como también en la perdida de la reputación y el status social.

En una etapa posterior aquellas empresas que logran trascender a la siguiente generación, lo hacen pasando a lo que se denomina la sociedad de hermanos, la cual solo funciona bajo la condición de que haya una mejor planificación y ejecución de los roles usualmente desarrollados por los fundadores con sus descendientes.

Esto requiere una alta dosis de respeto, autonomía, confianza, trabajo en equipo, principalmente aprendiendo a tomar decisiones por consensos y con resultados positivos que se podría decir, que es el verdadero comienzo de forjar una dinastía familiar.

No por casualidad la compenetración que los hermanos tienen puede ser enfocada en generar sinergias, definiendo unos valores, principios, virtudes, sueños compartidos y propósitos bien definidos que eventualmente se traducen en una enorme fuerza enfocada y generadora de un resultado de éxito, modelo ejemplar de trabajo en equipo para las siguientes generaciones.

Es sorprendente como en la literatura la frase inicial lapidaria del libro clásico

Anna Karenina de León Tolstoi, que claramente describe que las familias felices tienen una particular manera de serlo (yo diría también de hacerlo), frente a las infinitas formas y maneras de las familias infelices.

El precio del fracaso en esta etapa incluye lo descrito en la etapa anterior, mas la perdida de poder dar la oportunidad de las siguientes generaciones de mantener fuentes de trabajo para la familia, como también la posibilidad de poder influenciar en la sociedad o a la generación de emprendimientos sinérgicamente relacionados con el negocio principal de la familia.

En las etapas posteriores surge lo que se denomina el consorcio de primos, que en generaciones siguientes se podría llamar como consorcio de parientes o dinastías familiares, en las que la complejidad de la familia estaría determinada por el numero de familiares de cada generación que aún mantienen algún derecho o propiedad sobre los negocios, y la manera en que estos miembros de cada generación que viven al tiempo se articulan para cumplir a cabalidad con la visión familiar.

En Alemania, hay una familia con mas de mil miembros que tienen políticas adicionales donde los cónyuges pueden llegar también a ser socios de las empresas del grupo familiar, previo al cumplimiento de algunas reglas instauradas por la familia.

El fracaso de las empresas familiares en nuestros países tiene un costo muy alto para la sociedad en general, dado su papel de generadoras de empleos y riqueza en el mundo.

A manera de estrategia, si nuestros países quieren apostarle por el desarrollo deberían apoyar la divulgación de los temas y el conocimiento que requieren los empresarios para que no sean parte de esa estadística fatídica de la alta desaparición de las empresas familiares en el mundo.

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas