Latinoamérica en llamas, juan guaido, nicolas maduro
Latinoamérica en llamas

América Latina vive unos de los momentos más difíciles de su historia, aires de conflictos  y tensión diplomática ocupan las primeras páginas de los periódicos internacionales. Socialismo, comunismo, capitalismo, imperialismo, autodeterminación, intereses…

Sin interés al petróleo de Venezuela o a la democracia norteamericana, me animo a comunícales mi posición al respecto. Entiendo que los venezolanos deben de resolver sus diferencias para evitar el atraso y la destrucción de gran parte del continente. Si despolvamos los registros históricos, observaríamos que Hiroshima, Nagasaki y Europa quedaron devastadas a raíz de los brutales bombardeos de los Aliados. Por ejemplo, en el país asiático la contaminación nuclear ha enfermado a miles de personas de cáncer y en Europa después de la Segunda Guerra Mundial hubo escasez de agua. Muchos en Francia u otros países recibían el líquido dos veces a la semana. De igual forma, en Berlín, muchas alemanas se vieron obligadas a prostituirse por chocolates. Los conflictos bélicos incrementan la pobreza y el atraso. Muchos pierden sus negocios, empresas y viviendas.

Es infantil que la oposición venezolana vea como vía de reconquista, presidencial, una posible invasión norteamericana.  No se pusieron de acuerdo; fueron derrotados y ahora piden ayuda. Cuando Chávez derrota a Capriles –en octubre de 2012- al no poderse juramentar –por la enfermedad- antes de los cien días, se convocó a nuevas elecciones. Ahí, Maduro vence a la oposición. Luego, se le revoca de nueva vez el mandato y se convocan elecciones presidenciales y gana. Después, los diferentes líderes de la oposición vaticinan fraude.  Es importante recalcar que a la oposición venezolana se le ha olvidado renovarse, darles paso a otros que arrastren las masas populares.

Europa y Estados unidos argumentan dictadura, algo que se hace difícil entender. El pasado 23 de enero, Juan Guardó se auto-juramentó como presidente interino de Venezuela y no le ha sucedido nada. El lleva su vida normal. Ahora bien, quien le hubiese hecho eso a Pinochet o a Trujillo. La oposición ha hecho muchas protestas en Venezuela y no se le prohíben. Sin embargo, en Estados Unidos los grupos populares –previo a cualquier manifestación- deben de solicitar al ayuntamiento permiso.

Podemos debatir el heroísmo de EE.UU o la opresión de Maduro hacia su gente; Más aún, la debilidad de nuestras democracias, pero nunca adoptar la posición errónea que “las letras con sangre entran”. (Miguel de Cervantes Saavedra) Un conflicto bélico nunca beneficiará a los pueblos latinoamericanos.

Wandy LoraEl autor es licenciado en Ciencias Políticas, egresado de Hunter College, con especialidad en sociología. Además es egresado de la Universidad de Lehman Colleges, con Magister en Letras Hispánicas. Es docente en la Universidad Católica del Cibao.

+ Leídas