congreso nacional de la republica dominicana
La ley 16-19 que prohibe la Hookah, demuestra ineficiencia del Congreso

No hay dudas de que el Derecho Penal es un mecanismo de control social que pone en práctica el estado a través de la acción punitiva y, constituyendo un verdadero acto político. En los estados donde la institucionalidad no tiene mucha cabida, o aquellos que están sometidos a las decisiones de una sola persona, o bien al capricho de los autores autoritarios, las decisiones en el sentido de aprobar o aplicar las leyes tiene mucho que ver con lo que quiera "El príncipe", con la complacencia de sectores o personas ligadas al área de poder y, en fin, lo que creen que es bueno para todos.

El derecho penal, si bien como dijimos, es un mecanismo de control, no menos cierto, es, en el presente, un principio que se basa fundamentalmente en su accionar y condicionar su existencia, que es lo que Zafaroni llama criminalización primaria y secundaria. La ley 16-19 que sanciona el uso de la Hookah, violenta dos de esos principios.

En primer lugar, el principio de "relación máxima" conocido también como "mínima intervención" el cual es preconizado que el derecho penal es la última opción que debe usar el estado para enfrentar el conflicto. , mas dificil, mas ríspida. Si el problema de la hookah es un problema de salud, la publicación y el Congreso se reafirma en los considerandos de la ley este tema, así como de la mejor parte de toda la argumentación gira sobre la base de peligro a la salud con el compartimiento de la boquilla del aparato, con la inhalación del monóxido de carbono, con las sustancias prohibidas que mezclan su contenido, etc.

¿No era más fácil controlar su uso mediante métodos de salud, programas de salubridad ambiental y otros métodos menos impactantes que el derecho penal?

El otro principio es el de la lesividad, es decir, para el derecho penal, es necesario que el que se quiere prohibir lesione un bien jurídico protegido. No existe un estudio que no sea realmente bueno. Cada usuario puede tener su propia boquilla y minimizar el problema que causaría la comparación; que se inhala monóxido de carbono al momento de su uso, y otros argumentos.

El monóxido de carbono es el producto de la combustión incompleta de combustibles como el gas natural, petróleo, madera, gasolina, carbono vegetal, carbono de huya, no parece que el tabaco que usa el artefacto este en esa lista lo que demuestra que el Congreso No hay un estudio serio sobre el daño que realmente produce la narguile y eso es penoso, así como el primer poder del Estado actua por capricho.

¿Que prohibe la ley 16-19?

La ley prohíbe el uso de la hookah en lugares cerrados, de uso colectivo, bajo techo público o privado, es decir en salones, clubes, canchas deportivas, bancas de apuestas, etc. Lo que significa que en la casa, en la bleacher de Los estadios que nunca tienen techo, el estadio de fútbol, ​​la cancha de baloncesto, los parques y la finta, todos los lugares en los que no se tienen en cuenta.

De igual forma, en el transporte público de pasajero, eso significa que en el transporte privado, es posible usarla. Lo importante aquí es determinar si hay noticias de que en el transporte publico se puede usar el artefacto y eso constituye un problema porque de lo contrario no hay conflicto de cuentas.

La otra sanción se refiere a los propietarios de esos lugares. Así concebir la ley resulta ineficiente porque no tiene claro que protege, en que consiste en los temas de salud que abarca y deja en el presente, enjundiosa, que es la labor legislativa en nuestro país, que es el primer libro El estado, no tiene miramientos cuando de una ley que se trata de un lugar donde se puede encontrar una sirena en el caudal de los votos para las elecciones y eso.

Para el suscrito, la ley es el problema de la expresión un problema mayor que el que se resuelve y se trata el tema de nuestra identidad como los pueblos, nuestra falta de identidad como la participación de los padres, las posturas y las costumbres de las otras naciones. El tema de "complejo de guacanagarix", que no tiene una idea de conjunto, que se refiere a la población como pueblo, que no nos hemos preocupado por construir una nación, no es en el concreto y las obras físicas, la infraestructura , sino en el pensamiento, en la ideología, en los valores, que hemos ido perdiendo cada día más nuestra identidad como pueblo y que cada día vamos caminando hacia la destrucción, pero eso no parece ser nadie en la cuenta.

Amado Jose Rosa

Amado José Rosa es abogado penalista, profesor por vocación. Twitter:@ama2jose E-mail: arosa41@gmail.com

+ Leídas