Nomofobia: síntoma principal de la adicción al móvil

El celular o teléfono móvil es el aparato electrónico que más ha dinamizado la comunicación en las últimas décadas. Este se ha vuelto imprescindible para un gran número de usuarios de diferentes edades y preferencias, hasta el punto de llegar a crear una dependencia tan extrema que puede llevarles a la adicción.

El término nomofobia surge al abreviar la expresión inglesa “no-mobile-phone-phobia” (nomophobia). Es utilizado para describir las personas que no puede estar sin su celular. Los cuales dependen del móvil para todo, sin tomar en cuenta las consecuencias que les pueda traer. Esta dependencia se ha convertido en material de análisis por distintos estudiosos de la conducta por considerarla como “la enfermedad del siglo XXI”, si continúa su auge.

Investigaciones consultadas refieren que el primer estudio que dio la voz de alarma sobre este fenómeno lo llevó a cabo el gobierno británico en 2008, con el fin de investigar las ansiedades que sufren los usuarios de celulares. Arrojando como resultado que un 56% de hombres y un 48% de mujeres sufrían esta fobia, y que un 9% se sentían "estresados" cuando su aparato se apagaba.

Los nomofóbicos al estar con su móvil pierden contacto con cualquier otra realidad y pueden olvidar actividades de importancia. Estos no tienen que ver en el lugar que estén (a la mesa, mortuorios, reuniones, clases, en la cama, encuentros familiares o con sus amigos…), su celular es la prioridad. Siempre lo llevan visible y al menor ruido, se detienen a revisarlo. En ocasiones pueden sentir vibraciones fantasmas, propio de su dependencia al mismo.

Dentro de los rasgos que se han identificado en los nomofóbicos están: falta de concentración, nerviosismo, aislamiento, ansiedad, olvido, desinterés por quienes le rodean, descuido en relaciones afectivas, necesidad de tener el celular siempre a mano e insomnio. Es por esto que, nos podemos encontrar con personas que, aunque tengan consigo cartera, bulto o mochila… prefieran llevar el celular en sus manos revisándolo constantemente. Además, pueden colapsar si se quedan sin saldo, pierden la conexión a internet o se le agota la batería.

Si bien es cierto que el celular nos aporta muchos beneficios, también nos puede distraer bastante, si es utilizado al extremo. Hay casos en que esta práctica puede pasar desapercibida, pero en otros, puede costarnos hasta la vida. Un ejemplo de esto es el uso del celular cuando se está al volante, y más, cuando llevas personas a tu cargo. Tal es el caso de algunos choferes de transporte público, los cuales textean, responden mensajes, escuchan y envían audios, whatppean, cliquean, revisan notificaciones, comentan publicaciones…, amén del peligro al que se exponen junto a quienes le acompañan.

Por tanto, cuando observes en una persona las siguientes conductas, ¡cuidado!, estas ante un posible nomofóbico:
-Al salir de casa sin el celular, regresa ⎯ por lejos que se esté ⎯ en búsqueda de su imprescindible compañero.

-En el lugar en el que se encuentre, sin importar la compañía, la responsabilidad, intimidad o la delicadeza del mismo, está manipulando el teléfono.

-Constantemente mira la pantalla, aunque no espere ninguna llamada o haya recibido alguna notificación.

-Puede olvidar cualquier otro objeto, excepto, su celular. Por eso siempre mantiene la mirada sobre este y lo coloca junto a la llave, la cartera o cualquier otro artículo indispensable al salir, para evitar dejarlo.

-Se siente incompleto, inseguro, frágil y muy temeroso cuando no tiene el celular al alcance.

-El estrés le consume cuando está en un sitio donde no pueda usarlo (cine, bancos, aviones, entre otros). Al igual que un adicto, se desespera y busca la manera de salir del sitio para revisar el teléfono…

La nomofobia es una patología que se puede prevenir, creando conciencia en los usuarios sobre el uso adecuado de los teléfonos inteligentes, los cuales nos ofrecen un gran abanico de opciones para facilitarnos la vida. A través de estos podemos accesar a diversas informaciones en un mismo equipo y a menor costo. Pero el uso desmedido y sin un propósito definido, puede desencadenar conductas desadaptadas o desviadas. Evitar ser esclavo del móvil es la mejor opción para librarnos de comportamientos nomofóbicos u otras sintomatologías relacionadas con el uso inadecuado del móvil.

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas