Juan Bosch
Juan Bosch un líder de tiempo y para el tiempo

El mes de junio trae acontecimientos muy notables como es el caso del 14 junio, el día del maestro y la fecha natalicia del inolvidable líder de América profesor Juan Bosch entre otras, en mi caso voy a puntualizar sobre Juan Bosch, porque lo considero como unos de los más grandes líderes que tuvo el continente de América con visión literaria, Bosch desarrolló al mismo tiempo una carrera política como ningún otro de su época llena de buenas acciones y valores humanistas.

Don Juan Bosch, desde muy niño comienza a desempeñar un papel fundamental en la sociedad dominicana, destacándose como escritor de cuentos, luego en el exterior transciende por todo América, cuando se le encomienda en Puerto Rico investigar y escribir la memoria del educador Eugenio María de Hostos, se traslada a Cuba luego de una amplia investigación escribe el libro «El Sembrador» del ilustre apóstol puertorriqueño y padre de la educación dominicana.

El Prof. Juan Bosch se forjó con un criterio de valores claro sobre la responsabilidad de servir a la patria, pero de igual manera estuvo una extraordinaria participación política y literaria en Costa Rica, Venezuela, Guatemala, Cuba entre otros países de la región y Europa, sobresaliendo en todos los escenarios sociales, culturales, políticos y económicos, sobre esa base se desenvolvió toda su vida como un líder ético, capaz, honesto, recto, respetuoso y transparente.

El mes de junio es especial porque celebramos un aniversario más de un hombre grande y visionario del presente y futuro, como también el día del maestro, tal como lo expresó el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, quien ha declarado más de una vez que “Bosch es su profesor”, el cual llena de orgullo a todos los dominicanos que una figura de las dimensiones del Gabo hable así de un ciudadano de la patria de Duarte, Sánchez, Mella y Luperón.

El Profesor Juan Bosch fue un gran mártir, a pesar de que sus detractores, que lo vienen a reconocer luego de su muerte, porque tuvo la gran virtud de servir, era un líder que tenía una visión clara en defensa de los más humildes del pueblo dominicano y el mundo. Bosch, dio ejemplo de humildad cuando llegó al poder, teniendo oportunidad de vivir muy bien, fuera y dentro del país, prefirió sacrificarlo todo por la patria que lo vio nacer.

Estudiando a Peter Koestenbaum, un gran filósofo del liderazgo, -dice- que «el diamante del liderazgo», está en el hombre que puede interpretar la realidad de sus seguidores, las masas o su pueblo y lo guía por sendero seguro, en su libro titulado: Leadership. The inner side of greatness (Liderazgo. El lado interno de la grandeza), establece que el líder debe ser serio, honesto, trabajador, humilde, sincero, capaz, inteligente, sagaz y dispuesto a darlo todo por la causa.

El Prof. Juan Bosch en el 1963 fue el único presidente y líder político de la época en América Latina que rompió con el esquema de la opresión, la injusticia, la tiranía, el abuso de poder, la corrupción, el tráfico de influencia y otros males que padecía la sociedad a raíz de salir de la dictadura de Trujillo.

Bosch quiso hacer un gobierno diferente de justicia, libertad, pulcro, independiente y al servicio de su pueblo, pero la oligarquía y fuerza foránea se lo impidieron y el pueblo no estuvo a la altura para entender y defender esas transformaciones de la época del gobierno del profesor Juan Bosch, hombre honesto, democrático, honrado y fue objeto de un golpe de estado el miércoles 25 de septiembre del 1963.

 

+ Leídas