Jose Manuel Capellan Jose
¿Título o competencia, para el éxito?

SAN FRANCISCO DE MACORÍS, REP. DOM. - En el mundo que vivimos de constante avance y desarrollo global, para el desempeño de las diferentes actividades de la sociedad se requiere de personas con una alta capacidad resolutiva de las situaciones que a diario se presentan en los diferentes ámbitos de la vida: laboral, social, sentimental y de cualquier otra índole.

La misma sociedad demanda de personas preparadas y tituladas y si es por una entidad educativa reconocida mejor aún para el desempeño de su función, puesto o lugar en la vida laboral, Ya que se sobreentiende que éstos una vez hayan cursado y obtenido un título en determinada área o carrera, han adquirido los conocimientos técnicos, académicos y/o competencias necesarias requeridas para desempeñar dicha función como lo espera y demandan los últimos tiempos.

- ¿Pero es así en realidad?

- ¿Todas las personas graduadas y que han obtenido algún título tienen las capacidades requeridas para cumplir con su obligaciones como demanda la sociedad y los nuevos tiempos?

-¿Preparan las entidades educativas las personas para la obtención de un título o para dotarlas de las competencias necesarias para hacerle frente a las adversidades de la vida?

Estas interrogantes surgen porque resulta paradójico que al momento de buscar un servicio sin importar la entidad en la que se solicite: publica, privada o cualquier servicio personalizado en el área o carrera que sea que se necesite, si bien es cierto que en algunas ocasiones al instante de recibir dicho servicio nos hemos encontrado con personas de alto grado profesional, muy preparadas, dispuestas, afables y competentes, que al momento de presentarsele cualquier tipo de situación adversa o inesperada mantienen el autocontrol, visualizando y planteando soluciones coherentes y eficaces al problema acontecido.

No es menos cierto que el margen de profesionales y servidores que hacen todo lo contrario a lo expuesto anteriormente es muchísimo mayor. Dejándose agobiar por cualquier tontería que se les presente y tengan que resolver. Evidenciando y dando muestra de tener poca o ninguna capacidad resolutiva, situación ésta que en la mayoría de los casos intentan cubrir con falta de atención, desinterés y en ocasiones hasta improperios a quienes buscan el servicio aún este sea por paga. Olvidando que en base a sus estudios realizados y título alcanzado se han preparado para dar un servicio de óptima calidad. Servicio este que entendemos que para que las personas puedan darlo como demanda la actualidad y espera una sociedad cada vez más exigente. más que tener un título hoy día se necesita tener competencias para afrontar lo que se presente en la vida.

Pero si logramos tenerlo los dos. Tanto: título como competencia, habrá trillado el camino seguro al éxito en cualquier tiempo y espacio.

¡No te esfuerces por tener solo uno de los dos, cuando puedes alcanzar ambos!

¡Éxitos y bendiciones siempre!

El Autor es Educador, Bombero, Facilitador de grupos, servidor público y Presidente del Grupo de Servicios Integrados (ACIERTO RD).

+ Leídas