Eladio Frías
El futuro empresarial de la R.D. lo determinarán las MIPYMES

Las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) aportan más del 38% del Producto Interno Bruto (PIB) de la economía en la República Dominicana, generan más del 60% de los empleos de la población económicamente activa y más de 1.4 millones ya están formalizadas en el país. Es decir que las Mipymes crecen al mismo ritmo de la economía.

Es común ver a los gerentes de las Mipymes desarrollar varias actividades a la vez: vender, cobrar, comprar, producir, pedir crédito, contratar, etc. Los estudios señalan que las empresas que han permanecido en el mercado por varios años lo primero que hacen es organizarse, es decir, han distribuido sus actividades internas en procesos y le han asignado un responsable a cada uno de ellas.

La estrategia es fundamental para el desarrollo y la competitividad de una pequeña empresa. En tal sentido, su empresa puede permanecer más tiempo en el mercado cuando es diferente y mejor a las demás empresas de su sector.

Aunque usted no lo crea, muchos de estos negocios venden más en horario de 6:00 a 10:00 de la noche y en días feriados, que durante el horario de 8:00 de la mañana a 6:00 de la tarde.

Las Mipymes son entidades independientes, con una alta predominancia en el mercado que compiten a nivel nacional e internacional con productos y servicios de calidad.

Son muchos los problemas que enfrentan las pequeñas y medianas empresas para lograr rentabilidad y sostenerse en el tiempo. Los problemas de liquidez, la dificultad del acceso al crédito, el alto costo de la tarifa eléctrica, la carga fiscal de impuestos, la poca capacitación en habilidades profesionales del personal y la falta de visión de muchos empresarios son de las principales barreras que deben que impiden a estas empresas llegar más lejos a través del tiempo.

Las MIPYMES tienen grandes ventajas como su capacidad de adaptabilidad gracias a su estructura pequeña, su posibilidad de especializarse en cada nicho de mercado ofreciendo un tipo de atención directa y finalmente su capacidad comunicativa.

Muchas de estas pequeñas y medianas empresas desaparecen o quiebran por no ajustarse a los cambios tecnológicos y exigencias de los clientes y consumidores.

La falta de visión a largo plazo, la informalidad, los problemas operativos del día a día, la falta de compromiso del equipo de trabajo, la poca planificación, la mala organización y la falta de control son de las mayores preocupaciones de estos empresarios.

Algunas investigaciones advierten que las mipymes se caracterizan por su inflexibilidad para reinventar nuevos productos, la informalidad en las relaciones laborales, la liquidez permanente, su desorganización interna y porque la mayoría de ellas no vive más allá de tres años.

El autor es asesor de la empresa de consultoría y capacitación REPSAP International, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., www.repsapinternational.com, 809-583-7254, Santiago y todo el Cibao.

+ Leídas