Pastores Enrique y Lili Terrero
Vida por Vida: “Fe, Herencia y Sacrificio”

Dios te bendiga!

Hoy quiero que conversemos sobre un tema que sé que será de bendición para tu vida. Sabemos por la experiencia de veinte años transitando en el camino de la fe y como pastores, constantemente las personas se nos acercan a buscar consejo, y es que muchas veces se sienten estancados y que no avanzan y esto producto del temor.

Y es que esta es una de las condiciones que está limitando a esta generación y aun la sociedad misma está siendo afectada sin que pueda discernir que la causa es el temor. La biblia nos da una referencia al respecto y con esto podemos entender que este tema no es nuevo.

Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Génesis 15:1

El temor nos limita de tal manera que nos paralizamos a tal punto que no podemos ver o entender que hay una salida para la situación que estamos enfrentando. El temor es una estructura que se levanta debido a las experiencias vividas por el hombre.

Tenemos temor a: A ser rechazados, A morir y A no ser aceptados.

El temor limita al hombre, lo frena y le impide tener una respuesta en el momento que lo necesita. Otro de los fines del temor es robar nuestra expectativa de vida y con esto hacernos sentir que fracasamos.

El primer paso para salir adelante debe ser recuperar la expectativa de vida que perdimos y estar dispuestos a volver al principio.

Lo segundo es entender que nuestro propósito en Dios es mayor que cualquier circunstancia que estemos viviendo.

Mateo 6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Nuestra posición ante una adversidad debe ser no afanarnos ya que el afán produce stress y este es la causa de múltiples enfermedades.

Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Todo lo que hacemos tiene un propósito en Dios pero solo los procesos en nuestra vida nos llevan a entenderlo estos son los encargados de madurarnos y hacernos caminar en una verdadera dependencia de Dios. Si aún estás afanado es un buen momento para mejorar tu relación con Dios a través de la oración y buscando un lugar donde puedas aprender sobre la fe y conocer el propósito de Dios para tu vida y familia.

Hechos 3:19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.

En lo natural pensamos que descansar es irnos de vacaciones y con esto apartarnos por un tiempo de las cosas que nos afectan, pero el verdadero descanso proviene de la presencia de Dios ya que fue profetizado que de Su Presencia vendrían tiempos de refrigerios.

Dios le habló a Abraham a través de una visión. No podemos subestimar la manera en que Dios nos habla.

Hay tres razones por las que Dios habla:

Dios nos habla para instruir
Dios habla para aconsejar
Dios habla para corregir

Por eso debemos estar dispuestos a aceptar la corrección, corregir es cambiar de dirección. Procuremos el consejo antes de, porque una falta de instrucción te va a traer ansiedad y volverás a aferrarte al temor que antes tenías.

La importancia de tener una relación con Dios va a trascender a tus generaciones. Por eso no debemos subestimar el proceso que estamos viviendo hoy, porque tus generaciones van a disfrutar lo bueno que estás cultivando en Dios.

Génesis 26:4 Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente,

Hay alguien que tiene que levantarse a defender la herencia. Y nuestra herencia está en Dios. Dios te quiere bendecir, porque a través de ti una familia será bendecida.

Por eso debemos saber que la fe es activada en medio de la crisis. Porque a través de la crisis se muestra nuestra madurez. Es por esto que debemos mantener nuestra expectativa. Porque Jehová escudriña los corazones y las intenciones del corazón asegurémonos de estar delante de El con todo nuestro corazón y dejemos que El haga el resto.

Hebreos 13:6 De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre.

Dios tiene más para darnos, que lo que nosotros podamos pedirle, por eso el bendice generaciones.

Iglesia Monte de Dios SFM
Calle 27 de Febrero No. 21
San Francisco de Macorís
Tel: 809-588-0105
Síguenos en las redes sociales
@iglesiamontedediossanfco @pastoresterrero

+ Leídas