Nirsy M. Morel Vásquez
La motivación y su vinculación con el rendimiento académico

Es evidente como al inicio del año escolar un porcentaje elevado de estudiantes asiste a los centros educativos llenos de alegría y entusiasmo y como se involucra la comunidad en la mayoría de los casos.

Pero conforme va transcurriendo el tiempo este activismo y entusiasmo va desapareciendo. Y nos preguntamos ¿qué está ocurriendo con los estudiantes que no están tan motivados como al inicio?

La motivación se relaciona a los gustos o preferencias que la persona quiere desarrollar bajo diversas circunstancias. Para Wayne Dyer padre de la motivación considera que,” si crees totalmente en ti mismo/a, no habrá nada que esté fuera de tus posibilidades”.

Por tanto estas habilidades se relacionan con la capacidad de elaborar conocimientos, evidenciado en los logros alcanzados por el educando en el proceso enseñanza aprendizaje, relativos a los objetivos educacionales de un determinado programa curricular.

Un estudiante con un buen rendimiento académico poseerá un repertorio amplio de conocimiento y habilidades que le permitirán un alto nivel de dominio y satisfacción en el control de su ambiente y por qué no de su propio destino.

En tal sentido se debe tomar en cuenta que la motivación se Divide en dos tipo que es: motivación intrínseca; el deseo autónomo de cumplir propósitos científico-académicos y humanitarios, asociado a un buen rendimiento académico y la motivación extrínseca: que es el deseo de obtener beneficios o el apoyo entusiasta de familiares y amigos.

La teoría basada en el enfoque psicológico que nos brinda David Ausubel, dice: “Si tuviese que reducir toda la psicóloga educativa a un solo principio sería; que el factor que más influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe. En el proceso de enseñanza – aprendizaje es importante averiguar y considerar lo que el alumno ya sabe o conoce algo relacionado a lo que se va a tratar; de tal forma que pueda relacionar sus conocimientos previos con aquello que debe de aprender.

El rendimiento académico es el resultado de todos los esfuerzos, del maestro, de los padres y sobre todo es el resultado del esfuerzo de los alumnos; y esto es posible si el educando cuenta con conceptos claros con los cuales la nueva información puede interactuar.

Consideraciones a tener en cuenta para la motivación y el rendimiento académico.

Que el estudiante pueda concentrar la atención y perseverar ante una tarea o actividad la cual se propone alcanza.

Tener identificada la escala de sus prioridades para evitar posibles distractores.

Que el/a profesor/a conjuntamente con la familia sirvan de guía para orientar al hijo–estudiante en alcanzar resultados satisfactorios, puesto que estos juegan un importante papel en la formación integral de los estudiantes.

Que los docentes desde el inicio del año escolar como parte primordial del proceso de enseñanza aprendizaje, conozcan el nivel de motivación de sus estudiantes, cualquiera que sea.

Que el maestro pueda distinguir, organizar y concretar las metas a lograr por lo estudiantes ya que él juega un papel importante en el mantenimiento de la concentración del grupo.

Que la disciplina y el cumplimiento de las normas sean una prioridad en los salones de clase para poder intervenir de manera efectiva en la formación intelectual y afectiva de los educandos, y en la creación de sus valores indispensables para su desarrollo.

+ Leídas