Maria Ramona Lora
La escuela y la comunidad deben marchar unida para alcanzar el desarrollo humano que demanda la sociedad hoy y desde su contexto

Morín plantea (1999:10) que: ‘’En esta unidad compleja de la naturaleza la que está completamente desintegrada en la educación a través de las disciplinas y que imposibilita aprender lo que significa ser humano’’.

Pensar los centros educativos desde la perspectiva de seres humanos que aprenden en un proceso pensado y estructurado intencionalmente para aprender. Como comunidad de aprendizaje. Es crear una nueva cultura de gestión que desde la perspectiva del centro educativo: promueva la autonomía, promueva la participación de todas las y los actores desarrollando autonomía, promoviendo el desarrollo de la escuela como una comunidad de aprendizaje. Es entender la escuela como una unidad de desarrollo, promoviendo: la participación, la autonomía y la equidad.

La gestión y la dinámica del sector educativo han cambiado mucho en los últimos años, tradicionalmente son las figuras como directores, profesores y ministros de educación quienes lideran los cambios, pero no son sólo ellos quienes hoy en día son los líderes educativos.

La dinámica del entorno educativo ahora tiende hacia una mayor participación y colaboración entre las acciones que se desarrollan en la gestión del centro educativo vinculado a la comunidad.

De acuerdo a lo señalado por Rivera (2010 P. 47). La gestión escolar abarca una gran diversidad de actores, recursos y actividades, en los diferentes órdenes.

En lo señalado por Porner (2008 P. 8). La gestión escolar esta puede ser entendida como el conjunto de acciones articuladas entre sí, que reemprende el equipo directivo en una escuela.

La gestión en los centros educativos deberá estar orientada a la búsqueda de resultados educativos de calidad. Los resultados que deberán traducirse en aprendizajes que posibiliten a los individuos su desarrollo integral, e decir aprendizajes en todos los ámbitos (saber, ser, deber), que le conviertan en un individuo capaz de conducir su desarrollo y coadyuvar con el desarrollo de (Manual Operativo de centro educativo público. 2013. P, 18).

La gestión se refiere a las acciones, diligencias o trámites que hacen posible la realización de los procesos (sustantivos y administrativos) y el logro de los objetivos trazados en el Centro educativo. La gestión del Centro estará apoyada con un Marco normativo (Institucionalidad), constituido por las leyes, reglamentos, normas, políticas y currículo vigentes. Por otro lado, se apoya en un Marco organizativo o estructural que delimita funciones y responsabilidades, el cual se sustenta en un marco normativo. Ministerio de Educación.

La calidad de la educación en el desarrollo de un centro educativo que organiza un conjunto de relaciones y procesos educativos que propician en todos los sujetos, principalmente en los niños y adolescentes, así como en las personas adultas procesos de formación integral, aprendizajes que respondan a los intereses particulares de los sujetos de la sociedad desde la perspectiva de una ciudad democrática, participativa y justa

.“La participación es uno de los tantos instrumentos que podrían ayudar a resolver los problemas de la educación, con ella la población se siente útil y no sería ajena a la hora de tomar decisiones por difíciles que estas sean”.

La participación es sinónimo de democracia participativa y esta significa un alto grado de educación y concientización mediante la cual la comunidad haga suya la responsabilidad de su progreso social. “La gestión participativa se producen cuando las personas y los grupos tienen espacios, no sólo para expresar sus ideas, sino también para intervenir en las tomas de decisiones y ejercer influencias en los rumbos de la institución en las formas de funcionamiento”.

Con esto lo que busca el autor es que los agentes que van a participar en un centro educativo o en una institución, que no se queden solo en el hecho de participar, sino que vayan más allá, que ejerzan las influencias.

“La participación en el proceso educativo es una necesidad, un derecho humano que presupone la profunda interacción y comunicación grupal y la implicación de personalidades que componen el sentido de las actividades que realizan y la construcción de soluciones en su práctica social”.

La participación en la gestión educativa viene siendo como la acción de intervención de una persona o grupo social en la toma de decisiones de carácter político, cultural y económico en diferentes instancias de la gestión institucional, con el fin de promover el logro de metas comunes de una comunidad educativa determinada.

El centro educativo como espacio de integración implica la necesidad de desarrollar una visión integral de todos los procesos institucionales y pedagógicos; se constituye en una condición indispensable e importante para iniciar procesos de transformación en la búsqueda de mejora de la calidad centrada en los sujetos y sus relaciones.

Además, los seres humanos son seres activos que modulan su comportamiento a partir de la manera como bien internamente los datos de la experiencia, incluyéndose a ellos mismos.

El ser humano es una totalidad al mismo tiempo físico, biológico, emocional, psíquico, espiritual, social e histórico. Pensar los Centros Educativos desde la perspectiva de seres humanos que aprenden en un proceso pensado y estructurado intencionalmente para aprender como comunidades de aprendizaje.

Pensar en construir comunidades de aprendizaje es para el centro educativo crear una nueva cultura de gestión que desde la perspectiva del centro educativo: promueva la autonomía incentivando la responsabilidad por lo resultados, promoviendo la participación de todas/os los actores desarrollando autonomía y a la vez promoviendo el desarrollo de la escuela como una comunidad de aprendizaje. Lo afirmado anteriormente y tratado es un proceso entendido en la escuela como unidades de desarrollo que deben promover; la participación la autonomía y la equidad.

Asumir el desarrollo local como construcción de oportunidades sociales y capacidades humanas en (4) aspectos fundamentales desde una perspectiva de cambio centrado en el poder local, descentralización y autonomía, participación calidad y equidad en donde se integren la gestión institucional la gestión pedagógica y el aprendizaje en una dinámica que engloba las características del centro, la capacidad de desarrollo y el rendimiento de los estudiantes.

Este proceso de gestión de calidad de la educación debe ser comprendido en la dinámica; diagnostico- planificación - implementación – evaluación, el cual debe constituirse en el eje vertical del proyecto educativo del centro de cada escuela constituido en el Modelo de Gestión para la Calidad de los Centro.

Amado Jose Rosa

Maria Ramona Lora Peralta

La autora es directora del Colegio Profeta Daniel y coordinadora de Control y Registro Académico de la Escuela Luis Jose Acra Chabebe

+ Leídas