Lourdes Filpo
Relaciones tóxicas

Una relación es el vínculo que se establece entre dos o más personas, donde se involucran sentimientos y emociones.

Como saber si estás enganchado en una relación tóxica?

Hay muchas señales que te dicen cuando estás atrapado en una relación de este tipo.

Es una relación basada en el control, la fuerza, violencia, falta de comunicación afectiva y efectiva, irrespeto, desconfianza. La inseguridad y el apego son ingredientes que no faltan en este tipo de relación.

Quienes están atrapados en este círculo son personas muy infelices, están sometidas constantemente a sufrir y viven en un estado a ansiedad descomunal. Esta es una relación desgastante.

Además de la infelicidad que viven las personas afectadas o enganchadas en esta relación es muy difícil salir de ella sin la ayuda de un profesional entendido en la materia.

Las personas atrapadas en una relación tóxica no son capaces de darse cuenta por sí solas. Si un individuo se formó en un ambiente donde este era su estilo de vida, probablemente para él o ella lo que vive es normal. En cualquier tipo de relación cada integrante trae consigo sus temas, lo que ya es suficiente como para que toda relación de pareja tenga sus altas y bajas, acuerdos y desacuerdos.

Ahora bien todo juego tiene sus reglas. ¿cuándo saber si la situación se está saliendo de sus límites?

Si la relación es controlada por uno de los dos de manera impulsiva, bajo chantaje, uno de los dos es quien siempre toma las decisiones sin tomar en cuenta la opinión del otro.

Ejerce autoridad bajo amenazas, es quien organiza el tiempo libre de la otra persona, le recuerda constantemente discusiones de situaciones pasadas que creían resuelta u olvidadas.

La desconfianza e inseguridad son imperantes en esta relación, criticar a la otra persona constantemente, la hace sentir culpable de sus errores y se los recuerda con frecuencia. La manipulación y el chantaje emocional están presentes para recordarle que la relación no se puede terminar porque no puede vivir sin tí.

Demás está decir que quienes están en este tipo de relación viven muriendo cada día.

Muchas parejas están enroladas en este círculo tóxico-dependiente sin apenas darse cuenta. Por lo general la mayoría de las personas vive en la cultura de que lo que es de muchos, consuelo de todos, asi que actúan y viven en automático esperando que ocurra un milagro o lo que es peor resignados a creer que esto es lo único mejor que pueden tener. La vida de estas personas transcurre en el dicho de que no existen parejas felices, es como si se les condenada a vivir en una desdicha por la eternidad.

Las consecuencias de una relación tóxica, carcomida y desgastada son: baja autoestima, pérdida de relaciones sociales, aislamiento, sensación de haber dejado de ser la persona que una vez fue, carga de estrés, desorden de ansiedad, maltrato físico, alteración del patrón de sueño, descuido del aspecto personal, irritabilidad, apatía, inseguridad, dependencia emocional, sentimiento de impotencia, inapetencia sexual, entre otros.

La autora es especialista en sexualidad humana(terapeuta sexual y marital), egresada de la UASD.

+ Leídas