Nueva metodología de extensión

En vista de que el mundo ha dado un giro enorme hacia la globalización, lo que traerá como consecuencia una integración y un trabajo mancomunado aunque competitivo de los países con mayor desarrollo económico no es menos cierto que los países como el nuestro deben ir poniendo sus barbas en remojo, ya que como nación pobre nos veremos avasallados si no tomamos medidas preventivas que nos hagan competitivos principalmente en los renglones de la Agricultura y la Pecuaria; mismos que generan riqueza tanto internamente como a traves de la exportación.

Pero para lograr este objetivo debemos prepararnos en un aspecto que será determinante, para que podamos producir con calidad ¡El humano!, pues los países no son grandes por el tamaño de su territorio, sino por la calidad y capacidad de sus habitantes, como es el caso de Taiwan por mencionar uno.

Entrando de lleno en el caso que nos ocupa queremos referirnos a las instituciones del sector agropecuario en específico a la SEA donde se maneja un gran equipo técnico a nivel de campo, el cual no tiene un trabajo definido que vaya a mejorar las condiciones económicas del productor, ya que la institución en la mayoría de los casos no traza las pautas a seguir a los técnicos y no hay un seguimiento de las metodologías aplicadas y parecería que cada quien actúa de la manera que más le convenga.

Por otra parte quienes ocupan las posiciones de mayor relevancia en el organigrama de la institución se empeñan en decir que los técnicos de la base deben justificar sus sueldos y otros beneficios que reciben (motores, vehículos, combustibles, entre otros); pero la culpa no radica en ellos, sino en que por las razones expuestas más arriba, esto se ha convertido en una cultura.

En otro sentido, queremos decir que estas metodologías, programas y proyectos en su casi totalidad son enlatados que le cuestan millones de pesos al país traídos de otras naciones y otras culturas con condiciones económicas y un nivel de conocimientos que no se compadecen con el de nuestros productores y en caso contrario creados en un cuarto frío y cuando sienten el calor ardiente de las áreas de trabajo se derriten.

Es por estas razones anteriores, aunque se nos pudieron escapar otras tantas y sin dejar de reconocer que existen muy buenos técnicos dentro de ese conglomerado, que hemos querido mostrar el trabajo de un humilde Agente de Desarrollo (AD), que a través del tiempo fue observando y recopilando los diferentes aspectos con lo que el Técnico de Area puede hacer un trabajo que lo reivindique a él y beneficie al productor de manera recíproca; para borrar la imagen tan negativa que se fue expandiendo de que los agrónomos lo que hacemos es dar vueltas en un motor.

Este trabajo puede tener sus errores en cuanto a la forma y quizás en el fondo, pero sí estamos totalmente seguros de una cosa, que fue concebido con la visión de un dominicano que ama y respeta su país.

Observaciones: Esta metodología se crea en las entrañas mismas del campo dominicano y en una región potencialmente agrícola tomando las experiencias de los productores y observando las deficiencias que por razones a veces de poco o de ningún seguimiento por parte de sus superiores tienen los técnicos.

Este trabajo aunque nace en una región determinada, puede ser aplicado a nivel nacional, ya que los métodos a seguir son generalizados para cualquier área de trabajo o cualquier región del país. Creemos firmemente, que los técnicos nuestros están en plena capacidad de realizar y llevar al campo estos conocimientos, pues contamos con una gran cantidad de ellos con basta experiencia que en muchos casos son sub-utilizados.

Es nuestra intención de manera humilde, pero contundente que este trabajo llene las expectativas, tanto del productor como del técnico y en sentido general las del país. Tenemos que entender que un país como el nuestro necesita prepararse para los retos que ya tenemos y los que se avecinan, por lo que debemos contar con instituciones dirigidas por personas capacitadas y con visión de trabajo.

No es menos cierto que por razones de índoles políticas se desplazan técnicos con gran capacidad para colocar en su lugar personas que van a improvisar, lo que ha provocado que la juventud se desestimule de estudiar esta carrera y los que se han graduado tengan que irse a sus casas después de entregar sus vidas por varios años a las instituciones, dando el ejemplo a sus hijos de que de nada le sirvió estudiar.

Se seguimos por este derrotero tendremos un país donde a nadie le importará prepararse, pues con el paso de los años entenderá que no tiene sentido la preparación académica.

+ Leídas