Cabalgando con la Historia;Cuando el hombre no puede, Dios Resuelve!

En una ocasión hice público un artículo titulado: “Donde Dios no puso, no puede haber”, y comencé recordando que mi mamá era y fue una apostolada de la iglesia católica y que en mi casa se recibía periódicamente la imagen de la Virgen de la Altagracia y talvez por la presencia de la Virgen, Dios nos ayudaba a sobrevivir sanos y salvos en una casa cercada de yagua, cobijada de yagua, y con el piso de tierra, que sólo aquí, se le llama a eso “casa”, aunque debo de admitir, que ahora prefiriera esa casita en razón de que ahora no tengo ninguna. Lo que quiero decir es que aunque el autor de esta columna no sea un ferviente creyente, llevo de cultura la adhesión a la iglesia católica y llevo también del recuerdo de la Virgen viviendo en mi casa. Pues mi mamá se consideraba una obrera de la iglesia católica que fue en donde ella nació y se formó y como recuerdo llevo en mi maleta su delantar que más usaba y su rosario, y espero llevarlo mientras vida tenga. Recuerdo que mi mamá se levantaba temprano y abría la puerta para barrer el patio y entonces decía: “Hay que abrir la puerta temprano y barrer para que entre la gracia de Dios”, pero como yo escuchaba decir que Dios está en todas partes, en el cielo, en la tierra, y en todo lugar, entonces un día en la mañana cuando mi mamá dijo que iba barrer temprano para que entrara la gracia de Dios, yo le dije en forma de interrogación que como era el asunto, que si era para que entrara la gracia de Dios o para que la gracia de Dios no se ahuyentara, partiendo del principio bíblico de que Dios está en todas partes y ella me dijo que era que yo tenía mas capacidad de lectura que ella, pero que eso mismo era lo que ella quería decir.

Aquí también, uno escucha hasta sacerdotes decir después de la misa, vayan con Dios y deseándoles a sus feligreses que se comporten bien para que Dios lo acompañe siempre, como si Dios no estuviera en todos los lugares, y gentes pidiendo a Dios que lo ayuden, como si Dios no lo ayudara, pues si Dios permitió que tú vinieras al mundo y que llegaras sano y salvo y permitió tu desarrollo, y te dio inteligencia, y tú sabes diferenciar una cosa de la otra, y te ayudó a desarrollar habilidades para que tú puedas producir los bienes de consumo y de uso que tu necesitas para seguir viviendo, ésta es la ayuda que Dios te puede dar, pero debo decirle también, que aunque usted crea en la existencia de Dios, no vaya usted a creer que Dios existe como si él fuera un viejito que lo está mirando a usted, no, dijo Salvador Gómez, el laico más creyente y más conocedor de las reglas y de los principios religiosos, que Dios no existe así, sino que Dios es “Misericordia”. Pero como quiera que sea, el pueblo Dominicano es un pueblo eminentemente católico, porque fue el primer pueblo evangelizado y canonizado en el Continente Americano, aquí fue que se dictó la primera misa y en donde se construyó la primera iglesia del continente.

Dios dijo: “ayúdate que yo te ayudaré”

Pero muchos creen que hasta cuando juegan un billete de la lotería tienen que pedirle a Dios que lo ayude a que el globo se detenga en su número jugado y yo le digo que cuando jueguen algunos chelitos que talvez son para la leche de un menor que no se lo comuniquen a Dios, porque éste último no es partícipe del juego, pero la población más creyente cree, que cuando el hombre no puede resolver algo aquí en la tierra entonces tiene que intervenir Dios para que lo resuelva y no es así, porque Dios te dio la tierra fértil, las semillas, el agua, el frío, el calor, pero tú tienes que introducir la semilla en la tierra para que pueda germinar y producir los frutos, porque además, te dio la inteligencia para cosecharlo y preparar los alimentos, es más, te creó la habilidad para que tu construyas hasta un avión si tú quieres, pero tu lo tienes que impulsar, te enseñó a vivir en grupo, a asociarte, a construir, hacer y constituir un partido, pero tú lo tienes que poner en capacidad de competir, tú tienes que construir el mensaje, y lo que tú crees, pero tienes que difundirlo sin miedo, sin temor a nadie, porque Dios no tiene temor a hacer que la tierra se mueva, pero tampoco le tiembla el pulso para hacer que se detenga, él te da la yaga pero también te da el remedio.

Pues todo esto, lo he señalado, porque escuché un obrero lavador de carros que desesperado por la presencia por muchos años del mismo gobierno y de los mismos personajes arrogantes y farsantes, me dijo: “Doctor pues si el hombre no puede, a Dios que resuelva”, como si él quisiera que Dios interviniera para que se detenga la continuación de este gobierno en la dirección del Estado y yo le dije: “mire amigo mío, Dios no puede intervenir como usted quiere que intervenga, aunque sin usted darse cuenta él está interviniendo, porque él el 20 de mayo te señaló a ti cómo quitarlo y usted no lo hizo, te dio un documento igual que un fusil con el que se va a la guerra y la vendiste por un pan y te quedaste sin tu documento y te dijo hasta en el lugar y la hora que te tocaba disparar y no tuviste valor para hacerlo y si con el apoyo de Dios, tuviste miedo, entonces tendrás que esperar otra oportunidad de la que Dios sabe dar, eso sí, si te da la oportunidad para disparar y no lo haces, te quedará con el PLD por mucho tiempo y tú esperando que Dios lo resuelva todo y el autor de la columna termina diciendo que:
“Cuando el hombre no puede, Dios lo resuelve”

El autor es Abogado-Notario Ex Fiscal-de Duarte.

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas