Columna del Tío Ton; El Liceo de la Bajada

A Principio del año 1997 las autoridades Gobierno a través del Ministerio de Educación, iniciaron los trabajos de construcción del liceo publico de la comunidad de La Bajada, llenando de alegría a sus residentes y sobretodo a los líderes de la asociación Dominicana de Profesores (ADP), razón de que por fin se hacía realidad un reclamo de años y años.

A pocos meses esa alegría quedo truncada, cuando de manera sorpresiva fueron paralizados los trabajos de construcción de tan importante obra de desarrollo, para una comunidad que se ha distinguido como la mayor aporte al físco con su amplia producción de cacao y café.

En los Gobiernos de Leonel Fernández, Hipólito Mejía y Danilo Medina, La ADP ha hecho de todo para llamar la atención de las autoridades, pero han sido tantas las trabas burocráticas que dichos reclamos se han quedado en el aire o engavetados en las oficinas de reconocidos funcionarios del sistema educativo nacional.

Tan pronto se aprobó el 4% del producto interno bruto para ser invertido en la educación pública, se barajó la posibilidad de que por fin los trabajos de construcción del liceo de la comunidad de La Bajada serían reiniciados y en poco tiempo terminado, pero ni la una ni la otra.

El pasado martes 26, todas las escuelas de allí paralizaron sus labores por un espacio de 72 horas, constituyendo el primer reto de importancia para el nuevo Director Regional de Educación, Licenciado Juan Victorio, que para desmontar esa jornada de protesta y otras que están en carpeta, tendrá que tocar la puerta del propio Despacho del Ministro de Educación, doctor Carlos Amarante Baret.

Si no lo hace, no se puede descartar que esas protestas en la comunidad de La Bajada se extiende a esta ciudad de San Francisco de Macorís y otros municipios de la provincia Duarte, porque en verdad son justos dichos reclamos.

+ Leídas