Carta a un Bipolar
Manolo Bonilla.
Manolo Bonilla.

Querido compañero

Le estoy dando seguimiento a tus hechos que salen publicado en el periódico EL JAYA, al analizarlo me doy cuenta que tu, como Yo “somos unipolar” es el pueblo que anda mal después de la guerra del 65, todo lo interpretan al revés, mas ahora que la iglesia abandonó explicar el mal y el bien.

Ese discurso que pronunciaste en el antihistórico parque Duarte, le llamaste batracios con cola a los congresistas y tu bien sabes que las ranas batracias brincan de un lado a otro y son animales anuros porque carecen de colas y peor aun llamaste a los terroristas que le pisen la colas “no a las ranas sino a los congresistas”.

Te llenaste los pulmones de aire para gritarle a los sacerdotes en medio de la misa en homenaje a Caamaño, una frase de Lucero “pueden ver los pájaros volar, pero nunca dejan que le hagan nidos en su cabeza”, hasta el mas viejo de los sacerdotes se tocó la cabeza como si de verdad tuvieran huevos.

Vi la foto junto a una lavadora de 40 libras frente al banco “se lava y se plancha dólares de lunes a viernes y algunos sábados”.

Se que eres cristiano, pero no discreto, publicaste en la universidad una lista de profesores y diputados que están en contra del aborto y han sacado varios niños, y otros sometidos a la justicia por no mantener a los hijos llamados de la calle.

Por poco me confundo cuando te escuche repetir la frase “que el narcotráfico es una nueva clase social”, que tienen aliados en el congreso, en la justicia, en la policía, en la DNCD, en el gobierno, en los partidos políticos, en los centros médicos, en los periódicos, en el deporte, en la televisión, con las prostitutas, con las orquestas musicales, con los limpia botas, con los taxistas, con los dueños de moteles y casi con todo el mundo.

Lo de la izquierda me gusto, le llamaste hombre masa como dice Ortega y Gasset, son individuos egoístas mimados conformistas y la vida se le parece fácil.

El grito en el club Vivan Los Gay no me gustó.

Atentamente,

Tu compañero

Manolo Bonilla.

+ Leídas