Cruz de Cristo
Carta a la Cruz de Cristo

Querida Cruz, explícame cómo logró Dios sin entregar a cada ser humano una cruz de igual tamaño y el mismo peso, pero hay gente que creen que su cruz es más pesada y más grande que la de otras gentes; en mi casa después de la enfermedad de mi hija Paloma creía que mi cruz era la más grande y pesada del mundo, hasta sentí que mi cruz era de cristiano ortodoxo que tiene ocho brazos hirzontales y fui capaz por debilidad de mi fe colocarle a mi cruz dos reeditas y un pequeño motor de moto sierra.

Querida, tu sabes que Dios se entera de todo, pero por las reeditas de mi cruz, Dios no se puso bravo, pero me mandó con el Espíritu Santo a visitar el almacén de cruces abandonadas por individuos de poca fe; estando ahí en el centro de miles de cruz, tomé las más pequeña de todas, para acabar en mi mano izquierda, pero estaba tan caliente, tan caliente que no pude llevármela y seguí buscando. De repente miré un crucifijo con su cadena de oro, enganchada en un maniquí plástico y en el medio de dos bellas telas plásticas, y más abajo cerca del ombligo habrá un letrero que decía “la dueña de este crucifijo era miembro distinguida del comité político del partido y fue muerta por un cicario y pagado por la amante de un congresista”. Seguí buscando la cruz de menor peso, pero todas eran iguales, el mismo tamaño y el mismo peso. Que sorpresa recibí al ver una niña flaca con los ojos como un sol y una sonrisa que le marcaba la edad que tenía de 14 a 15 años, ella llevaba una sola mano, mi cruz la misma que había dejado cerca de la puerta de la entrada y de nuevo tome mi cruz de 60 años conmigo.

Querida Cruz, ahora entiendo que todos los seres humanos nacen como los vehículos; algunos nacen siendo velocípedos, otros bicicletas, otros camionetas, camión, patanas y hasta tren de muchos vagones y todos pueden ser felices como nacieron, pero necesitan colocar la carga que deben cargar. Cada vehículo, si usted nació de un solo asiento y quiere ser feliz, entonces montee una sola pasajera, no dos o tres, una sola; conozco un amigo que nació camioneta de la chiquita y quiere montarle carga como si fuera un camión daihatsu de cama larga, por eso su cruz la siente más pesada. Tengo otro amigo que nació belocípedo en el amor, más celoso que un perro enamorado, pero se casó con una mujer, independiente, más alta que él, gana tres veces más, sus nalgas grande, con forma redonda para muchacha bailadora de salsa y los senos se ven más dura que el maniquí del almacén de cruz abandonadas.

Querida Cruz, si los hermanos tomaran prestamos bancarios, según su capacidad de carga, nos e suicidaran por deudas y hay seres humanos que por ser vehículos tan pequeños como un carrito de juguete, no deberieron casarse nunca y esto no tiene nada de malo, el matrimonio es unas vacaciones con las mismas condiciones necesarias para cantar o ser un pelotero.

Manolo Bonilla

Manolo Bonilla es Comunicador, en el programa “La ventana de Manolo, por el canal 8 de Telenord

+ Leídas