Carta
Carta a un izquierdista

Querido izquierdista:

No te escribo como un individuo común, ni un cuerpo anatómico perteneciente a la raza humana, te escribo como un ser fruto de asumir la responsabilidad colectiva de vivir entre la gente, por eso decía Jorge Luis Borge “--.. yo conozco peruano, boliviano, venezolano, argentino, chileno, pero no conozco América Latina”, queriendo decir que América latina no está unida, no actúa colectivamente como la suma de varios países hermanos, sino que hay países de América Latina que son casi enemigos entre ellos, no se práctica la colectividad mucho menos la unidad., Por ejemplo en la guerra de abril de 1965 no solo llegaron 42 mil marines yankees, también llegaron a invadirnos brasileños, salvadoreños, hondureños, Ect., Ect.

Querido izquierdista yo a igual que Borge conozco muchos izquierdistas pero partido de izquierda ninguno, después de la guerra de abril del 65. Un izquierdista se caracteriza por poseer una ideología, valores éticos, conocimientos históricos y sobre todo una filosofía que le permita entender que, la vida no da el mundo, si no que el mundo da la vida, si el mundo está lleno de piedra, la vida es aprender a brincar piedras y no esperar como los religiosos que Dios te quite las piedras del camino.

Cuando a un partido de izquierda deja de tener ideología no se sabe cuándo es de izquierda o de derecha casi le da lo mismo, para muchos de izquierda amar es una práctica religiosa, el alma es una estupidez creada por los poetas para sustituir la razón, pero la razón sin un método o instrumento científico de información –“el izquierdista puede confundir el estiercol amarillo con el oro, 5 o 6 gentes con la muchedumbre, una asamblea en un lugar pequeño está lleno de gente, lo suficiente para aprobar la huelga o la marcha, un izquierdista deprimido desea la guerra, la huelga, el combate, las piedras, cualquier cosa que tranquilice su estado emocional. Un izquierdista sano sin conflicto psicológico ama a los demás, práctica la democracia utiliza el método científico de la crítica y la autocrítica como único camino de usar la razón para encontrar la verdad porque el ser humano no tiene verdad interior solo pensamientos porque la fe no es una verdad, solo el milagro que se produce fuera del alma es una verdad material, objetiva y que puede ser tocada y vista por otros, razón tenía Santo Tomas cuando le pidió a Jesús Cristo resucitado que le dejara tocar la herida del costado izquierdo.

Querido izquierdista que tú vas hacer ahora sin partido, sin oposición, sin Camaaño, sin familia sin sindicato, sin amigos, sin fe, sin mujer, sin dinero , sin casa, sin salud y hasta sin Dios.

ATT: Manolo Bonilla.
Solo con fe.

Manolo Bonilla

Manolo Bonilla es Comunicador, en el programa “La ventana de Manolo, por el canal 8 de Telenord

+ Leídas