Carta a San Francisco de Macorís
Carta a San Francisco de Macorís

Querida ciudad, yo también soy de aquí, del barrio RABO DE PUERCA, cualquier malestar que tu sientas en tu cuerpo también a mí me duele, soy parte tuya.., te escribo para decirte la mala noticia que tu gente que viven en tus calles están retrocediendo culturalmente, en lo educativo y en el buen gusto de las cosas, ya no son los mismos ni las fiestas patronales, ni la fiestas de navidad, ni el día de San Andrés, ni la reina del Santa Ana, ni la fiesta del Club Esperanza, nada es igual.

Querida ciudad, diría Juan Bosch en su libro composición social dominicana que la llegada de los nuevos ricos a San Francisco de Macorís después de la revolución de abril de 1965, cambio la forma de ser del macorisano, más la llegada de los dominicanyork con muchos dólares pero con poca cultura y semi analfabeto, todos estos grupos ligados han hecho de San Francisco una ciudad atrasada, sin gusto refinado, sin presentaciones de artistas internacionales como José José, Sandro de America, La Sophy, La orquesta del Don Papa Molina, Fernando Valadez y otros.

Te cuento que los años 40 en la casa de un rico había un piano, y ahora en la casa de un rico hay una discoteca con las mejores bachatas de todos los tiempos, antes los entierros eran solemne, la banda de música del ayuntamiento acompañaba el muerto, si en vida era un ser noble, un entregado social, de buena reputación, un maestro, un buen médico, o un ciudadano ejemplar.

Ahora un entierro es un carnaval llenos de tigueres, de mujeres chapiadoras, una guagüita con dos bocinas de alto voltaje escuchando ruidosos merengues urbano o una bachata con olor a feminicidio, los acompañantes del muerto visten tipo playas con diferentes tatuajes visibles hasta por debajo del hombligo, el muerto llega al cementerio empapado de cerveza, romo y con olor a mariguana y hasta se disparan algunos tiros de despedidas.

Mi querida ciudad, antes las prostitutas tenían un nombre, vestían decentes y hasta algunas veces iban a misas, le temían a Dios, te recuerdo aquella prostituta llamada Pepsi-cola, era bella , sabía leer y escribir y sus dientes organizados producían una sonrisa de universitaria, fue productora de grandes imaginaciones entre los adolescentes y adultos.

El San Francisco de hoy está creciendo en inversiones materiales más de 90 nuevas urbanizaciones, representante de todos los bancos del país, dos universidades con múltiples carreras, colegios bilingües, cientos de bancas de apuestas, más iglesias evangélicas, iglesias de los mormones, pero los clubes no están creciendo, sus actividades sociales, fracasan por falta de gentes los hombres y mujeres que pasan de 50 años están perdiendo el habito de salir, prefieren ver novela o el juego de pelota o jugar dominó cerca de la casa…

San Francisco se está muriendo en el espíritu, se está volviendo una ciudad cualquiera, los adultos no tienen espacio para ser feliz y ser feliz es un derecho humano, razón tiene Neruda “Muere lentamente quien no viaja, quién no lee quien, no escucha música, quien no haya encanto en sí mismo”.

ATT:Manolo Bonilla Soy de aquí

Manolo Bonilla

Manolo Bonilla es Comunicador, en el programa “La ventana de Manolo, por el canal 8 de Telenord

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas