Manolo Bonilla
Carta a un depredador de sombras

Junio 2019, 
San Francisco de Macorís

Señor:
Depredador de Sombras
Ciudad.- 


Señor Alex Díaz, alcalde de San Francisco de Macorís, y productor de espectáculo de programa de TV, te escribo porque eres poco asequible a la gente, cuando caminas por las calles que ya existían antes de tu ser alcalde, porque otros síndicos las hicieron para todo un pueblo, pero tú eres el nuevo proyecto humano del post capitalismo, del neoliberalismo, creador del individualismo exitoso o el llamado emprendedor que solo le interesa crecer el, y nada más que él, los de más son públicos que aplauden al individuo que hace el espectáculo, tú eres el único sindico que olvida que hay 13 regidores 1 presidente y una cosa llamada sala capitular.

Señor Alex Díaz, desbarataste el parque, Juan de Dios Ventura Simo, lo dejaste sin sombra, sin un pequeño espacio para una mesa de dominó, borraste como los envidiosos, las historias románticas que se produjeron bajo las sombras de las grandes matas de laurel, ese parque era un museo de hechos históricos en la época que se llamaba parquecito Ranfis Trujillo, luego el arcoíris, que pena que tú no ama la historia, pero conozco la historia de un tipo de gusano, que nace a las 6 de la mañana y muere a las 6 de la tarde y nunca pero nunca conocen la oscuridad de la noche , pero el gusano nunca dio una charla sobre la sombra porque la desconocía,--¿que sabe tú de bellezas y de estética?, porque si el ingeniero Víctor Polanco dice que en la construcción primero está la utilidad y luego la belleza, somos un país tropical donde los rayos del sol nos producen 365 días de verano, donde una mata de laurel es una sombrilla grande que crea sombra gratis para los hipertensos que tienen que caminar a pie porque no tienen carros.

En los países que nieva los techos de las casas son inclinados, para que el peso de la nieve no derrumbe el techo quien destruye sombra en países tropicales debería ser sometidos, presos por mas años que a Félix Rodríguez el ex síndico del FALPO.

Señor Alex Díaz, porque le gustan las palmas que dan poca sombra en un país tropical, acaso no le tiene miedo a los rayos o a la historia, o es verdad que los líderes del espectáculo no creen en el futuro y solo viven en el presente para escuchar los aplausos que le dan vida a su vanidad, no le basta que las palmas sembradas en el parque Duarte antigua PLAZA DE ARMAS, donde se construyó la primera iglesia Santa Ana con un permiso oficial del 1810, según escribió Monseñor Brito, la historia lo condenara por ser cómplice de un pequeño grupo de comerciantes y un banco de los grandes que sembraron palmas de las altas, para que sus negocios fueran más visibles y sobre todo que sus raíces cubrieran las viejas paredes de la iglesia Santa Ana que fue derrumbada el 5 de octubre por el terremoto del 1946, los antropólogos del mundo siguen llorando la estúpida idea de volver a enterrar los varios cadáver de seres humanos, que aparecieron en el parque de la vieja iglesia Santa Ana, cuando la reconstrucción del parque Duarte en el primer gobierno de Leonel Fernández dos veces reelegido igual que Danilo Medina para la década del 2020, nada ha cambiado –‘’ son lo mismo ‘’—dijo Don Pedro Francisco Bono en su novela EL MONTERO .

Señor Alex Díaz, le deseo larga vida para que pueda venir un síndico histórico y con cultura antropológica para que llame al pueblo a derrumbar las palmas que cubren las vieja iglesia Santa Ana y descubrir los cadáveres echados en saco y vuelto a enterrar cerca de donde lo encontraron, aunque se oponga Monseñor, los comerciantes, los bancos y todas sus compañías viva Dios viva María, resucitemos los sacerdotes y las monjas extranjeras echadas en sacos por los ingenieros William Reina y Rolando Domínguez 1996.

Atentamente,
Manolo Bonilla

Manolo Bonilla

Manolo Bonilla es Comunicador, en el programa “La ventana de Manolo, por el canal 8 de Telenord

+ Leídas