Bill Clinton: Seduce y cautiva a delegados demócratas

Bill ClintonEn la presentación de la candidatura del Presidente Barack Obama

El carismático y seductor de masas, el ex presidente Bill Clinton, al proponer a los 6000 delegados asistentes a la Convención Nacional del Partido Demócrata de los EE.UU. reunidos en Charlotte, (Carolina del Norte) quedaron convencidos de la necesidad de que el actual Presidente Barack Obama, debe continuar en esa posición por cuatro años más para continuar trabajando en la reparación de los daños causados por los republicanos en el cuatrienio que la administración del Presidente George W. Bush, ocasiono a la económica norteamericana.

El ex presidente Bill Clinton, al presentar formalmente a la nación la necesidad de que el actual presidente estadounidense Barack Obama, permanezca al frente de la nación más poderosa del mundo, centro su discurso en el hecho de que ni él, ni ningún otro presidente es capaz de resolver en un cuatrienio, los entuertos dejados por los republicanos, a la vez que refutó las principales propuestas electorales de Mitt Romney, en materia de deuda pública y reforma sanitaria.

El veterano político demócrata, impacto al auditórium cuando soltó la pregunta a los delegados y a los millones de televidentes que seguían su discurso por la pantalla chica, “En qué país quieren vivir”. “Si quieren una sociedad en la estén por su cuenta, en la que el ganador se lo lleve todo, deberían votar por los republicanos. Si quieren un país de prosperidad compartida-una sociedad en la que todos estemos juntos-deberían votar por Barack Obama y Joe Biden”. El público recuperó la euforia, el fervor y el entusiasmo tributando una ovación de pie, mientras Obama recibía el más importante apoyo, con el más ardiente discurso de la Convención.

Refiriéndose al Presidente Obama, manifestó : “ El heredó una economía profundamente dañada, contuvo el desastre, comenzó el difícil y largo camino a la recuperación, y planteo la base para una economía más moderna y equilibrada que creará millones de nuevos y buenos empleos, vibrantes nuevos negocios y mucha nueva riqueza para los innovadores”.

Con su capacidad de transmitir un mensaje a los delegados de su partido, después de hablar de reformas, impuestos economías, nuevas propuestas para relanzar una ofensiva para la creación de nuevos puestos de trabajo, se plantó ante los delegados y les dijo:
“Vengo aquí a nominar a un hombre que parece frio por fuera, pero que arde por América por dentro”. “Queremos cuatro años más para Obama”. Por aclamación y unanimidad la candidatura presidencial demócrata, fue puesta en los hombros del actual Presidente estadounidense Barack Obama, quien salió al escenario, para ser reverenciado por Bill Clinton, mientras los delegados de pie, tributaban un reconocimiento a su líder y candidato.

La campaña electoral norteamericana entra a partir de hoy en su fase más intensa, el debate abierto de las propuestas de Republicanos y Demócratas, en la que un punto esencial será la economía, y la inflexión entre el presente de los cuatro años de gobierno demócrata y el pasado inmediato republicano.

La política exterior no será tan determinante como en procesos pasados, la sociedad norteamericana está preocupada por temas como la economía por el 8.3 % de desempleo y un déficit de 16 billones de dólares, hay otros temas como el aborto, los matrimonios de un mismo sexo, el desempleo, la reforma sanitaria, la reforma de educación y el álgido tema de la inmigración, decimos, álgido porque las minorías raciales que viven en esa gran nación del norte, no son tan minoritaria, y en unas elecciones cerradas como se advierte según los sondeos y encuestas que manejan los consultores y estrategas políticos, la presencia del voto hispano tiene un gran peso electoral.

La autoridad de Bill Clinton ante del electorado norteamericana, consiste en el hecho insoslayable de que dejó una economía en superávit y una bonanza económica que los republicanos no pudieron mantener.

Es de todos conocido que en el pasado hubo diferencias políticas entre Obama y Clinton, porque en el año 1984, Clinton dijo que el reverendo Jesse Jackson le había ganado la candidatura en Carolina del Sur a Obama, luego, la rivalidad entre su esposa Hillary Clinton y Obama, por la candidatura presidencial en el cuatrienio pasado, pero todo quedó detrás, un abrazo efusivo ante los delegados, selló definitivamente la unidad partidaria.

¡Cuánta grandeza hay en la política norteamericana, que contraste con el partidismo tercermundista, que diferencia en la responsabilidad del ejercicio del liderazgo!

Le auguro los mayores éxitos al Presidente Obama y a la familia demócrata de Estados Unidos!

El autor es Médico y Diplomático, ex Embajador Dominicano en la República Federal de Alemania y Sub Secretario de Asuntos Internacionales del PRD, Homenajeado por la Alcadía de New York, reconocido como ciudadano sobresaliente de América Latina. América.

+ Leídas