La Unión Europea y la encrucijada Dominicana

Baderas Union Europea y Republica  DominicanaLa crisis de la Zona del euro, es una crisis soberana, que tiene su epicentro  en el euro como moneda única. Esta  crisis financiera y económica, que se traduce en una  crisis de todo el sistema financiero de la Unión Europea, que involucra el sistema bancario  y el sistema monetario.

La situación de cada país de la unión tiene sus propias realidades, económicas, fiscales, productivas, laborales, sanitarias y políticas. Por lo que la receta para superar las dificultades que abaten la Unión Europea, no puede ser uniforme, estas razones hacen complejo el abordaje en su conjunto de la Eurozona.

El sábado 8 de septiembre, tuve el honor de almorzar en uno de los más emblemáticos restaurant de la ciudad de Santiago de los Caballeros, con el Dr. José Rafael Abinader y el Dr. Amaury Justo Duarte, el tema obligatorio era la encrucijada del euro, y según, el Dr. Abinader las muestras de agotamiento que se advierte en la economía alemana, considerada la locomotora de la economía de la Unión Europea, obliga al replanteamiento de la solución con urgencia, haciendo nuevas emisiones monetarias, para crear una expansión de capital.

Nos adentramos en el análisis de la burbuja inmobiliaria que se inició en el año 2009, y que fue transferida como deuda soberana, produciéndose una crisis bancaria, iliquidez monetaria, y como una espada de Damocles, las calificadoras de riesgos con la degradación crediticia de las deudas gubernamentales de los diferentes países, cuya repercusión dramática en las bolsas de valores, produce un alejamiento de los inversores; una estampida de capitales que emigran en busca de rentabilidades y los menores riesgos posibles.

El desempleo es uno de los indicadores más dramático, esto produce una caída del índice al consumo, en sociedades que sus economías se fundamentan en dos elementos fundamentales, el consumo y el ahorro. Cuando no hay trabajo, no hay producción y el  ciudadano pierde sus capacidades de compra.

El desempleo se convierte en un problema de carácter social, que encara a los gobiernos, produciéndose niveles de insatisfacción ciudadanas que terminan en grandes oleadas de protestas, (Movimiento de los Indignados) cobrando  como saldo la cabeza de los mandatarios y sus partidos gobernantes.

El Dr. José Rafael Abinader, quien tiene una gran experiencia en finanzas publicas, expresaba que la austeridad constituye la peor medicina, es un jarabe con saber a retama, para la dinamización  y reanimación de economías, que necesitan una política económica de shock,   favoreciendo la expansión monetaria, por lo que hizo larvadas críticas a la política del Banco Central de la Unión Europea.

La aplicación de la austeridad por el gobierno español, que encabeza el Presidente Mariano Rajoy, con recorte de salarios, empleos, políticas sanitarias restrictivas, lejos de estimular y crear confianza en la economía, desencadena temores de una gran depresión, por lo que la recuperación de la economía, no es posible sin  crear confianza y optimismo, para frenar las calificadoras de riesgos, que ha colocado la tasa de interés de  sus bonos en un nivel sin precedentes en el mercado financiero internacional.

Guardando la distancia y los escenarios, la República Dominicana, tiene un nuevo presidente el Lic. Danilo Medina, que recién se ha instalado en el Palacio Nacional, quien según el analista político y periodista,  Juan TH, le han entregado un maletín lleno de facturas vencidas, a la vez que se permite tipificar algunas de esas facturas, como son más de 25 mil millones de dólares en deudas públicas, mas de 100 mil millones de pesos déficit fiscal, una deuda que supera los 1000 millones de la CDEEE, con los generadores, entre otras verdades financieras, que le han obligado a hacer lo que nunca se ha hecho en los primeros cien días: ¡Nada! ¡El país está frizado!

El asunto viene a cuenta, porque se anuncia la llegada al país del FMI, para estudiar un nuevo acuerdo, todos estamos identificados con ayudar al nuevo gobierno, a sabiendo que estos trastornos  financieros tiene sus orígenes, en el desorden populista que llevó el mandatario anterior, que como diría Cervantes de Saavedra, de cuyo nombre el pueblo no se quiere acordar.

Los países de gobiernos populistas, hacen grandes despilfarros electorales para retener el poder, ignoran el FMI y hasta lo enfrenta en esa parafernalia, luego que pasa el proceso llama a la oposición, empresarios, sociedad civil, la iglesia, entre otros, para pedirle que apoyen las medidas restrictivas y disciplinarias. Esto se parece a los pacientes obesos que comen opíparamente un largo tiempo, luego van al endocrinólogo para que lo adelgace en un mes.

La diferencia del planteamiento de la solución del caso dominicano vs. el europeo, que este ultimo sus países son rescatados con grandes inyecciones de capitales,  proveniente del Banco Central Europeo, por ejemplo, los ministros de Finanzas europeo, el 9 de mayo del 2010, aprobaron un fondo de rescate de 750, mil millones de euros, para asegurar la estabilidad financiera de la UE, plan llamado, Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. (FEEF).  Mientras que nosotros estamos obligados a implementar nuevos impuestos, redefinición de políticas fiscales y políticas restrictivas de capital,  las cuales repercuten indefectiblemente en la creación de un espiral inflacionario, que conduce a una desaceleración de la economía nacional. Teniendo los administradores de cosa pública, el reto de mantener un equilibrio en la tasa de cambio.

Frente a las exigencias del FMI ¿Quién podrá defendernos? Ya que el pueblo no tiene congreso, y la fuerza opositora principal, bífida y diluida en las diatribas propias de duendes políticos.

El doctor Willians De Jesús Salvador es Médico y Diplomático.

+ Leídas