Crisis amenaza integridad del partido revolucionario dominicano

PRDEl Partido Revolucionario Dominicano (PRD) cumplirá setenta y cuatro años de fundado el próximo 21 de enero.
Surgió en el exilio para enfrentar la tiranía del General Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien gobernaba la República Dominicana con puño de hierro.

Tras la muerte del tirano el 30 de mayo del año 1961, un alto comisionado encabezado por Don Ángel Miolan, Nicolás Silfa y Ramón A. Castillo pisaron suelo dominicano el 5 de julio del mismo año, dando inicio con su presencia a la instauración del sistema de partidos políticos y a la primera ola democrática, después de treinta y un años de gobierno totalitario, en el que estaban conculcadas todas las libertades políticas y los derechos humanos.

Como todos los grandes partidos políticos de masas, sufre cíclicamente el síndrome de la división; la primera aconteció en el año 1973, cuando su líder y fundador, Profesor Juan Bosch, renunció junto con un grupo de hombres y mujeres que constituían la burguesía intelectual y formaron el hoy gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD). La segunda escisión sucedió en 1987 cuando producto de la brutal lucha de tendencias interinas entre el Lic. Jacobo Majluta Azar y el Dr. José Francisco Peña Gómez, surgió el Partido Revolucionario Institucional (PRI) bajo el liderazgo del Lic. Majluta Azar y el Bloque Institucional Social Demócrata (BIS), con la exigencia del congelamiento del PRD.

El Lic. Hatuey De Camps convocó el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y sacó el PRD “del congelador”, enarbolando la consigna de que ni Jacobo, ni Peña eran dueños de ese partido, porque el verdadero dueño del PRD era el pueblo dominicano.

El fantasma de la división se cierne nuevamente sobre el PRD, ahora la lucha la reeditan el Ing. Miguel Vargas Maldonado y el expresidente Ing. Hipólito Mejía Domínguez. No se puede considerar que se trate de una lucha de tendencias intestinas, porque el debate carece de elementos ideológicos y programáticos.

Este tiene su origen en resabios del actual presidente del partido, Vargas Maldonado, quien perdió la nominación presidencial y alegó que sectores ajenos al partido metieron sus manos para que esto sucediera, razón por la cual no se integró a la última campaña presidencial. Hipólito y sus seguidores le acusaron de alta traición.

Esto trajo como consecuencia que el presidente en funciones, el secretario general, la secretaria de organización y una amplia franja de la Comisión Política realizara un juicio sumario, y expulsase a los leales de Vargas Maldonado, que apoyaron abierta y públicamente al candidato presidencial oficialista Danilo Medina, hoy presidente de la Republica Dominicana.

El tribunal disciplinario del PRD (fracción Miguel Vargas Maldonado) convocó para el 21 de diciembre del 2012 –el mismo día que el calendario maya anunció como el fin del mundo– a un juicio disciplinario al ex presidente Mejía, al presidente en funciones, a Andrés Bautista, al secretario general Orlando Jorge Mera, a la secretaria de organización Geanilda Vásquez, quienes se negaron a acudir a dicha cita e interpusieron un recurso de amparo ante el Tribunal Electoral Superior.

Según nos informa la crónica periodística publicada por Diario Libre, el Tribunal Electoral Superior (TSE) declaró sin ningún valor y efecto jurídico la convocatoria a juicio disciplinario en contra del ex presidente Hipólito Mejía y otros tres perredeístas, pautado para hoy por el Consejo Nacional de Disciplina del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

La alta corte acogió un recurso de amparo preventivo incoado por Mejía, el presidente en funciones del PRD, Andrés Bautista, el secretario general Orlando Jorge Mera y la secretaria de organización, Geanilda Vásquez.

"Rechaza por improcedentes, mal fundados y carentes de sustento legal los medios de inadmisión planteados por la parte accionada, Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y los señores José Geovanny Tejada y Rafael Francisco Vásquez", afirma el dispositivo del fallo.

Los jueces Mariano Rodríguez, presidente, Mabel Féliz Báez, José Manuel Hernández Peguero y Marino Mendoza y el suplente Julio César Madera Arias, declararon que en el juicio disciplinario convocado se viola el debido proceso previsto por el artículo 69 de la Constitución, en razón de que el auto No. 01-2012 emitido por el presidente del Consejo Nacional de Disciplina del PRD no contiene la formulación precisa de los cargos imputados a los accionantes y concluye: “En consecuencia, se declaran sin ningún valor y efecto jurídico todos los actos y actuaciones posteriores que se deriven del mismo.”

+ Leídas