La Baronesa Margaret Thatcher: “Estadista con puño de hierro y vocación humanística”

Margaret Hilda ThatcherHa fallecido una de las mujeres más extraordinarias de la historia contemporánea, Margaret Hilda Thatcher, química, abogada y política británica, en cuyas manos se fraguaron más de dos décadas de poder y grandeza del Reino Unido de Inglaterra.

Los historiadores, cronistas y articulista, destacan su carácter y firmeza como política y estadista, esto es incontrovertible, pero detrás de la “mujer de hierro”, había una mujer sensible, humana y de profunda vocación cristiana.

Cuando tomó el poder en Inglaterra, el 4 de mayo del año 1979, y ser juramentada como “Primera Ministro del Reino Unido”, parafraseo la “Oración de San Francisco de Asís” cito textualmente:

“Donde haya discordia, llevemos la armonía. Donde haya error, llevemos la verdad. Donde haya duda, llevemos la fe. Y donde haya desesperación llevemos la esperanza.”

Thatcher, graduada de Química, ejerció ese oficio en área de Rayos X, era especialista en cristalografía, luego de casada estudió en el Colegio de Abogados donde se graduó de Derecho Tributario.

En las elecciones del año 1959, pasa a ser miembro del Parlamento (MP), donde realizó una ardua labor de cuestionamiento de la política fiscal laborista.

El Primer ministro Edward Heath, la designó ministra de Educación y Ciencia, donde se hizo impopular, por sus recortes al presupuesto a la educación y suprimir la leche a un segmento de los niños entre 7 y 11 años de edad. Le que le valió el título de “Ladrona de Leche”.

Esta mujer de carácter político indoblegable a lo interno de su partido, ganó en el 1975 la presidencia del Partido Laborista, el líder Edward Heath hasta ese entonces fue barrido por la Sra. Thatcher en la primera vuelta, y pasó a darle apoyo al candidato interno William Whitelaw , a quien derrotó en la segunda vuelta, lo que provocó que Heath, renunciara a la supremacía del liderazgo laborista.

Heath y su equipo tenían la principalía política laborista y observaban a Margaret Thatcher como una aves solitaria e impopular, además de desleal por atreverse a discutirle el liderazgo a su antiguo Jefe, y no se percataron que detrás de ellos estaba el establishment de los laboristas el llamado “Comité del 1922”.

Porque está mujer de aspecto apacible, educación inglesa y conservadora, el Diario del Ministerio de Defensa Soviético, “Krásnaya Zvezda-estrella roja-“, la llamó la “Dama de Hierro”, ella le respondió con un discurso ríspido y frontal el 19 de enero de 1976 en el Ayuntamiento de Kesington, en el cual realizó critica al politburó del PCUS: “…Los hombres del politburó soviético no tienen que preocuparse por el flujo y reflujo de la opinión pública. Ponen las armas antes de la mantequilla, mientras nosotros ponemos casi todo antes que las armas.”

La Dama de Hierro, sería este mote metálico que la identificaría todo el resto de su vida. Otras mujeres estadistas serian bautizadas posteriormente con calificativos metálicos, por ejemplo, Elena Ceausescu, esposa del político rumano Nicolae Ceausescu y Vice Primera Ministra de Rumania durante el ejercicio gubernamental de su esposo, fue llamada: “Dama de acero del Comunismo.”.

A la Primera dama de Filipinas Imelda Marcos: “La Mariposa de Hierro”, y fue bautizada como la “Dama de Titanio”, la Secretaria de Estado de EE.UU. Madeleine Abright, dicen que tenía mucho parecido en su carácter con Thatcher.

La historia contemporánea ha sido testigo de mujeres estadistas excepcionales, como son: La Primera Ministra de la India, Indira Gandhi, quien ejerció el poder desde el 1966 hasta en 1977, y desde el 1980 al 1984. La Primera Ministra de Israel, Golda Meir, 1969 hasta el 1974. La Primera Ministra Paquistaní, Benazir Butto quien fue asesinada en la pasada campaña electoral del Paquistán.

En la actualidad el ejemplo más extraordinario de liderazgo como Estadista, Angela Merkel, quien esta como Primera Ministro de Alemania desde el 2005, cuando derrotó al carismático líder del SPD Gerhard Fritz Kurt Schröder.

EL Continente Americano, también ha tenido mujeres como Jefe de Estado, Violeta Chamorro (Presidenta de Nicaragua), Mireya Moscoso Presidenta de Panamá, Cristina Fernández de Kirchner, Presidenta de Argentina desde el 2007.

Estados Unidos de Norteamérica, aunque todavía no ha entrado al privilegiado club de naciones con mujeres presidentas de gobierno, nos permitimos señalar que ha sido un país con mujeres extraordinarias en cuyos hombros a recaído la agenda exterior de la nación más poderosa del mundo, entre ellas podemos citar, las Ex Secretarias de Estado de EE.UU., Madeleine Abright, Condoleezza Rice, y la última gran estrella en el firmamento diplomático universal, Hilary Clinton, quien dicho sea de paso, fue precandidata del Partido Demócrata y actual aspirante a convertirse en la primera mujer estadounidense en ser Candidata Presidencial por el Partido Demócrata.

En República Dominicana, al igual que otras naciones latinoamericanas las mujeres ejercen el apostolado del ejercicio político, la historia dominicana desde su fundación ha tenido la presencia de heroínas, y en la actualidad la Vicepresidencia de la República Dominicana la ocupa la Dra. Margarita Cedeño de Fernández, que si bien es cierto tiene el privilegio de ser esposa de uno de los lideres más connotado y brillante, el ex presidente Dr. Leonel Fernández Reyna, ella per se es poseedora del tesoro más grande de la política el “carisma”, además de su vocación humanística y de trabajo en beneficio de la colectividad nacional.

Debemos puntualizar que la Dra. Milagros Ortiz Bosch, fue la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de la República Dominicana. La Sra. Ortiz Bosch, tiene los fulgores de la intelectualidad, la incorruptibilidad y honestidad como blasones dignos de ser exhibidos en su dilatada carrera política, que sobre pasa el medio siglo de militancia socialdemócrata y vida civilista, constituye un ejemplo inequívoco de grandeza humana.

¡Adiós Baronesa Thatcher de Kesteven!

Inglaterra y el mundo te lloran; mientras la historia universal abre sus páginas más sagradas, para dar paso a la crónica de tu vida, ejemplo imperecedero para las mujeres de todo el mundo.

+ Leídas