El Maratón de Boston ¡La fiesta pedestre ensangrentada!

El maratón es una competencia pedestre olímpica de 42, 195 metros, que desde hace 117 años forma parte de la categoría olímpica masculina, en los juegos olímpicos del 1896 en Atenas, inaugurados por el Barón Pierre de Coubertin, y desde el 1984 se incorporó la categoría femenina.

El nombre de maratón deriva de la historia 490 a. C. Cuando supuestamente un soldado griego de nombre Filípides, recorrió la distancia de 37 Km desde la ciudad de Maratón hasta Atenas, para anunciar la victoria sobre el ejercito Persa. Siempre esta versión ha sido cuestionada y el historiador Herodoto, establece que la realidad fue que el soldado Filípides recorrió 225 desde Atenas hasta Esparta para pedir refuerzos.

Debemos señalar que la distancia de 42, 195 metros, fueron establecidos como distancia oficial del Maratón Olímpico, en el año 1908 cuando se celebraron los juegos olímpicos en Inglaterra y la reina estableció que se corriera de la ciudad de Windsor hasta el estadio de Londres, y el resto de metros para llegar hasta frente a la tribuna del palco real del estadio.

El Maratón de Boston, es el más prestigioso del mundo, esta última competición del año 2013 fue la 117º edición, la cual fue ensangrentada por un acto terrorista perpetrado supuestamente por dos hermanos de origen checheno, uno de ellos cayó abatido y el otro está detenido aunque con heridas múltiples.

Este triste acto y cobarde, que ensangrentó la fiesta pedestre del musculo y la mente de los participantes en el este Maratón de Boston, que es una de las seis pruebas que configuran el World Marathon Majols, (WMM), es una competencia de atletismo creada en el año 2006, y del cual forman parte Maratón de New York, Chicago, Berlín, Londres, Tokio y Boston. Nos hace recordar los actos terroristas perpetrados en el año 1972 en los Juegos Olímpicos de Múnich, XX Olimpiada.

El 5 de septiembre del año 1972, un grupo de terroristas palestinos perpetraron una verdadera masacre en Múnich, Bavaria al sur de Alemania Occidental, asesinaron dos atletas israelíes, y tomaron nueve como rehenes, reclamando la liberación más de un centenar de presos palestinos. El rescate de los rehenes terminó en tragedia en la que murieron rehenes y secuestradores, solo tres salvaron la vida. Murieron 17 en total, 6 entrenadores israelíes, 5 atletas israelíes, 5 terroristas palestinos y un policía alemán.

Los terroristas palestinos, autodenominados “Septiembre Negro”, demandaban la liberación de 234 prisioneros alojados en cárceles israelíes, como también exigían la liberación de los líderes fundadores del Ejército Rojo, Andreas Baader y Urike Meinhof, quienes guardaban prisión en Alemania. La operación fue llamada por los terroristas “Ikrit y Biram”, como homenaje a dos aldeas palestinas de donde fueron expulsados por la Haganá en el 1948.

Este septiembre sangriento, constituyó un drama de características muy singulares, para los 7,134 atletas y 121 países participante, y en la memoria histórica permanece el recuerdo de aquel final de baloncesto en el que la URSS venció a Estados Unidos de América (51-50), con una canasta en el último segundo, esto tuvo una connotación tan extraordinaria por la rivalidad de las dos potencias, y la guerra fría estar en su momento más cumbre de la historia.

Cuando hace más de una década visité el Estadio Olímpico de Múnich, me encontré con un personaje muy célebre “Waldi” un perro dachshund, que tiene el merito de ser la primera mascota utilizada en unos juegos olímpicos.

En esta hora de tragedia que vive la ciudad de Boston y la sociedad norteamericana, el mundo muestra su solidaridad y se une al dolor que estremece la conciencia colectiva de de esa gran nación; a la vez que rechazamos este acto de barbarie ultrajante para la conciencia de la humanidad.

+ Leídas